29/08/2013

SINDICATOS RECLAMAN A LA JUNTA DE ANDALUCIA QUE ACTIVE LA LEY D DEPENDENCIA

La Ley de Dependencia (LAPAD) ha vivido durante los últimos años un proceso de ralentización, paralización y ahora de aparente desmantelamiento.  No es sorprendete que así esté siendo ya que el texto legal adolece de graves contradicciones y defectos técnicos que hace su aplicación casi imposible.  Además, todos los estudios y previsiones que se sirvieron de base para calcular el coste que supondría el sistema para la dependencia han resultado ser tan desacertados que, aunque no se hubiese producido la crisis el sistema habría necesitado de una reforma.

El problema principal es que, en un momento de paro elevado y desaceleración, los gobernantes no sean capaces de ver en la Dependencia una actividad en la que gastar dinero produce un retorno claro.  Se han gastado cantidades ingentes en "Planes E", rescates bancarios y dar ayudas económicas a familias que ya cuidaban de sus mayores dependientes, cuando con una fracción de este coste se podría hacer reorientado la protección a los dependientes hacia un modelo básicamente profesional (basado en la atención domiciliaria, los centros de día y las residencias).

Los resultados son que, en lugares como Andalucía, las administraciones ni siquiera están cumpliendo con los compromisos que tiene adquiridos.

Ahora hemos sabido que en la comunidad andaluza los sindicatos están presionando a la Junta para que, por lo menos cubra todas las plazas en residencias de mayores que tienen concertadas.  Según leemos en el periódico, de un total de 11.000 tiene 2.800 desocupadas.

Si alguien quiere hacer el cálculo de los puestos de trabajo que se pueden destruir si no se cubren las plazas y del coste que tendrá esa destrucción frente a lo que cuesta mantenerlas y la riqueza que genera, aquí abajo tiene un espacio para difundirlo.