03/10/2013

ARAGON APUESTA POR EXTERNALIZAR LA GESTIÓN DE DOS RESIDENCIAS DE MAYORES

Cada vez que una administración se plantea cómo poder financiar servicios de estancia en una residencia para mayores de una forma eficaz (con calidad) y eficiente (buena relación calidad-precio) se enfrenta a elegir entre diferentes modelos.

El sistema público-público le obliga a construir una residencia para personas mayores y gestionarla después con personal contratado por la propia administración.  También puede construirla y convocar un concurso para que un tercero (privado) la gestione, e incluso tiene la opción de no gastar nada en inversión y contratar directamente a empresas o entidades para que presten el servicio en nombre de la administración bajo la forma de concierto o de programas específicos.

 

Una vez se ha tomado una vía los problemas vienen si se intenta cambiar.

 

Ahora, en Aragón han decidido convocar un concurso para que alguna empresa se quede con la gestión de dos residencias, una en Utebo y otra en el barrio de Movera.

 

Según leemos en "El Periódico de Aragón", la administración aragonesa tenía la opción de acometer unas obras de adaptación de las residencias (una se diseñó para residentes válidos y no dispone de suficiente ascensores), pero ha preferido que sea la empresa adjudicataria la que asuma el coste de las mismas.

 

El Heraldo de Aragón también se ha hecho eco de la noticia y, como suele suceder cada vez que se propone la externalización de servicios, se ha generado un movimiento contrario que se fundamenta en decir que lo que se está produciendo es una privatización de los servicios.

 

Si, como parece, la externalización sigue adelante sería interesante plantear unas preguntas que tendrán respuesta en cuatro o cinco años:

- ¿De verdad se estará prestando un servicio de calidad similar al que se presta ahora?

- ¿De verdad el servicio, globlamente, resulta más económico en el modelo de externalización que en el de gestión directa?

- ¿De verdad el ahorro obtenido ha servido para poder ofrecer servicios financiados con fondos públicos a más personas?

 

Si estas preguntas tienen respuesta afirmativa podremos decir que la experiencia ha sido positiva si no, habrá que buscar a los responsables.

 

Mientras tanto, quienes quieran buscar residencia geriátrica en Zaragoza saben que, dentro de poco habrá una oferta pública más grande y se preguntarán, ¿Gasta la DGA de forma que con el mismo dinero alcance para el máximo de personas que necesitan una residencia de tercera edad?