04/12/2019  (‎2 opiniones)

Excelente idea de tecnología en para evitar caídas de la cama de las personas mayores desarrollada en Zaragoza

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

Las caídas de las personas mayores pueden tener consecuencias graves debido a la fragilidad que suelen presentar. Las caídas de la cama son una de las preocupaciones de familias y trabajadores de residencias para la tercera edad y llevan en muchas ocasiones a adoptar medidas de contención mecánica, como ataduras, o farmacológica como sedantes. De hecho, las caídas son uno de los síndrome geriátricos de mayor incidencia.

CaídaEste inquietud puede solucionarse con un sensor específico que está desarrollando de forma interdisciplinar la Universidad San Jorge, de Zaragoza, Pikolín, Grupo Oesía y el Cluster TIC Aragón Tecnara. El objetivo es ayudar al bienestar de colectivos con movilidad reducida o con dificultades para controlarla, fundamentalmente personas mayores institucionalizadas que intentan levantarse por la noche solos, sin ayuda, o bien porque no la piden o bien porque el personal no está en ese momento disponible. 

El proyecto en el que se está desarrollando el sensor recibe el nombre de SEPRE y ha alcanzado la tercera mejor calificación entre el más de un centenar de proyectos presentados a la convocatoria 2018 del Programa de Ayudas para Proyectos Colaborativos de Agrupaciones Empresariales Innovadoras del Ministerio de Industria.

El dispositivo es en realidad un grupo de 30 sensores, repartidos por el colchón en forma de red, que  son capaces de detectar la posición y movimientos corporales del usuario en la cama y, mediante un algoritmo predictivo, deduce el momento en el que la persona tiene la intención de levantarse. Este sistema genera una alerta en una plataforma con la antelación suficiente para que los profesionales puedan acudir en ayuda de la persona antes de que se intente bajar por sus medios de la cama, con lo que se evita el riesgo de caída.

Ibernex Ingeniería S. L., del grupo Pikolín, ha desarrollado físicamente el sensor y el dispositivo que envía la información a la plataforma. El Grupo Oesía se ha encargado de desarrollar dicha plataforma, que recoge los datos e implementa los dos algoritmos de detección de movimientos definidos analizando en tiempo real los datos y enviando alarmas. La Universidad San Jorge se ha centrado en analizar y definir los algoritmos implementados en la plataforma para identificar el movimiento en la cama, movimiento de levantarse y posición sentada. Por último, el Cluster Tic de Aragón Tecnara ha gestionado el proyecto y las ayudas.

Esperamos que este interesante y dispositivo pueda estar disponible lo antes posible. Sin duda liberará de ataduras a las personas y dará seguridad a los trabajadores, lo que, sin duda, redundará en la calidad de vida de todos.