03/10/2016

Asturias tiene un plan para mejorar la atención a las personas mayores

El Gobierno del Principado va a probar un decreto que establece los órganos de planificación y apoyo para la mejora de la atención sociosanitaria. Con él se pretende una mayor eficacia de los servicios públicos en la atención a las personas con necesidades especiales.

AsturiasEl decreto establecerá las líneas de actuación del Plan Sociosanitario del Principado de Asturias 2016-2020. Como objetivo principal, se potenciará la colaboración entre los servicios sociales y los sanitarios para asegurar una atención equitativa, integral y de continuidad, con calidad, eficiencia y eficacia, según declaraciones de los responsables.

El decreto dispone de tres estructuras de coordinación: un consejo interdepartamental o coordinador que integre las actuaciones de los distintos departamentos; una comisión técnica que se ocupará de proponer mejoras en la atención sociosanitaria y de la evaluación y seguimiento de las iniciativas; y equipos de coordinación sociosanitaria territoriales, que serán los dispositivos de proximidad que serán los que garantizarán el tipo de prestación.

Se espera que el Plan Sociosanitario esté redactado el primer semestre de 2017. Su objetivo es reunir en un único documento todas las actuaciones e intervenciones destinadas a la atención de las personas que necesiten de la actuación simultánea de los servicios sociales y sanitarios, ya sea por sus especiales características o por su situación de vulnerabilidad social, para aumentar su autonomía, mejorar su calidad de vida, favorecer su participación social e incrementar su bienestar personal.

Las consejerías de Sanidad y Servicios y Derechos Sociales son las encargadas de redactar el Plan, junto con las direcciones de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA) y del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa). También se cuenta con el apoyo de ocho profesionales, cuatro de cada una de las consejerías.

Además de la atención a personas vulnerables, se plantearán acciones acerca del uso farmacológico, nuevas tecnologías, investigación y formación.

Para las personas mayores, se contempla la creación de unidades sociosanitarias de convalecencia en las residencias geriátricas, que se destinarán a quienes estén convalecientes o precisen cuidados médicos específicos que no pueden ser prestados en los domicilios. La estancia se limitará en el tiempo.

Se establecerá un programa piloto, con unidades en las residencias de personas mayores dependientes del ERA que contarán con equipos profesionales de atención sanitaria y social. Este programa entre en funcionamiento el próximo año con entre 12 y 24 plazas en el área sanitaria V (Gijón). Una segunda fase ampliará el número de plazas a 75.