08/06/2015

Los empleados de residencias públicas de Asturias se movilizan contra la concertación de plazas

Existe un conflicto latente en muchas residencias geriátricas públicas gestionadas directamente por la administración.

Estas plazas le salen mucho más caras a las administraciones locales y autonómicas que las que que se prestan en residencia públicas gestionadas por empresas (o entidades sin ánimo de lucro) o en residencias de mayores concertadas.  El motivo principal es que en las residencias públicas gestionadas por la administración las condiciones laborales son más favorables, las ratios más altas y el nivel de absentismo también.

Por supuesto que cada cual ve la situación desde su perspectiva.  Para los empleados del ERA, entidad que gestiona las residencias de ancianos públicas del Principado de Asturias, la administración está dejando de mantener estas residencias porque lo que prefiere es "privatizar" o sea, concertar plazas.

Para los empresarios de residencias geriátricas de Asturias, ellos pueden prestar un servicio de calidad en forma de concierto a un precio mucho más ventajoso de forma que con el mismo dinero se pueda llegar a más personas.

En este contexto leemos en El Comercio, un periódico asturiano información sobre las reuniones que llevan celebrando os trabajadores de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA) -el organismo autónomo de la Consejería de Bienestar Social y Vivienda que gestiona la red geriátrica pública-, desde hace un tiempo ante la Residencia Mixta de Pumarín para manifestar su repulsa ante la postura del Principado de privatizar las plazas de empleo público que quedaban vacantes.

Parece un tema de discusión adecuado.

 ¿Concertar plazas en residencias de ancianos privadas es igual que privatizar?