06/08/2005

ESTUDIO SOBRE LAS RESIDENCIAS EN CANTABRIA

ESTUDIO DE LA SITUACIÓN DE LOS GERIÁTRICOS EN CANTABRIA

 

Según un estudio elaborado por la UGT basándose en una encuesta distribuida entre sus delegados en las residencias geriátricas de Cantabria, los 49 establecimientos residenciales de mayores operativos en la región responden en general a una buena atención a los ancianos pese a su notable escasez de personal de atención directa, en especial auxiliares de clínica o gerocultores.

El informe de UGT sobre la situación actual de los geriátricos de Cantabria se difunde en vísperas de la aprobación de la nueva normativa que los regulará en sustitución de la vigente disposición legal de 1989, cuyo contenido prevé dos grandes novedades: el establecimiento de ratios de personal según el número de ancianos atendidos, requisito sólo exigido hasta hoy en las 1.184 plazas concertadas por los geriátricos privados de la región con la Administración pública, y la obligación de que todo el personal implicado cuente con una cualificación o titulación académica mínima.

El diagnóstico de UGT sobre el funcionamiento actual de los geriátricos de Cantabria responde a cuatro puntos básicos: personal disponible, calidad asistencial a los mayores, calidad del trabajo de sus profesionales y cómo se organiza ese trabajo.

Los resultados de la investigación difieren considerablemente entre una residencia grande de hasta 400 plazas, donde se trabaja con más personal y mejores condiciones, y las de menor tamaño, ya sean consideradas medianas (hasta 150 plazas) o pequeñas (entre 20 y 50). En Cantabria, la mayoría de los geriátricos tienen una media de entre 50 y 150 usuarios.

Una gran residencia de mayores en Cantabria suele ofrecer, según las conclusiones del estudio de FSP-UGT, "bastantes y buenos servicios (gimnasios, salas de televisión, cafeterías, espacios verdes y de ocio)" y, por lo general, es atendida por una media apropiada de 120 trabajadores de atención directa (auxiliares de clínica, gerocultores, médicos, psicólogos, asistentes sociales, fisioterapeutas, etc) y unos 80 de atención indirecta (personal de mantenimiento, limpiadoras, cocina, etc).

En las residencias con menor número de plazas, la calidad del servicio y el personal disponible para atenderlo "no es tan eficaz" como en las de mayor tamaño, según los datos facilitados por FSP-UGT, que precisa que cuatro residencias de este tipo, una mediana y otras tres pequeñas, se han visto obligadas a cerrar recientemente en Santander, Astillero, Mortera y Liencres por no respetar los requisitos exigidos por la legislación vigente.

Más información