27/04/2016

Cantabria equilibra la oferta con la demanda de plazas de residencias geriátricas

Cantabriatiene una tasa de más del 20 % de mayores de 65 años, según el Padrón Municipal de 2015, y un alto índice de longevidad señala que el año pasado de cada 100 mayores montañeses de más de 64 años, el 52 % supera los 75 años.

Residencia geriátrica en SantanderA pesar de este envejecimiento de la población, el área de Política Social del Gobierno de Cantabria estima que con tiene los 21 centros geriátricos de los que se ha dotado la región desde 2003 son suficientes para cubrir las necesidades, siempre que se mantenga la demanda.

En total, Cantabria dispone de 61 residencias geriátricas que suman 6 615 plazas, de las que 4 902 son concertadas (el 74 %). Para el Instituto Cántabro de los Servicios Sociales (Icass), el número de plazas que equilibraría oferta y demanda es de 5 000 plazas públicas, por lo que deben crearse 98 plazas concertadas.

Este cálculo se hace también desde la política de promoción de la persona mayor en su domicilio, con apoyos y si ese es su deseo, en sintonía con los modelos de atención más avanzados de Europa y que se plasmará en el nuevo plan estratégico de servicios sociales.

Una de las características de la región es la concentración de personas mayores en las zonas urbanas y que se en la lista de espera actual que, según el Icass, es de 335 solicitantes de plaza en residencias del entorno de las ciudades y, por otro lado, hay 275 plazas vacías en pequeñas residencias de zonas rurales. Este problema de distribución ocurre porque la población joven vive en las ciudades y tanto ellos como los mayores desean estar cerca.

También favoreció la creación de residencias en pueblos la política de «un pueblo una residencia» y la oportunidad de negocio que vieron algunos pequeños o medianos constructores. Esto ha supuesto un problema, pues muchas residencias no cubren las plazas y algunas, incluso, no han llegado a inaugurarse.

La última residencia construida fue la Residencia de la Virgen del Faro, en Cueto, que se levantó en terrenos municipales a través de una colaboración público-privada, inaugurada en 2014 y, desde esa fecha, lo que se realizan son ampliaciones de las residencias ya existentes.

En cuanto al copago, el precio medio de una plaza en Cantabria es de entre 1 500 y 1 800 euros al mes, dependiendo del grado de dependencia, de los que la Administración paga entre 42 y 58 euros por plaza de cada residente al día. La pensión media en la región se sitúa en 1 040 euros mensuales. El Icass hace una valoración de ahorros, patrimonio y recursos de cada solicitante y en base a ello aporta un porcentaje. El recorte del presupuesto de servicios sociales ha propiciado el aumento del copago, de manera que el residente ha pasado de pagar el 38% del valor de la plaza al 50 % en cuatro años.

Enlace de interés: Residencias geriátricas en Santander