22/12/2017

La Diputación de Ciudad Real premia a el talento literario de sus mayores

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

La Diputación Provincial de Ciudad Real ha otorgado un año más los premios Recuerdos Vivos, un certamen en el que las personas participantes deben ser mayores de 65 años y residentes en los municipios de la provincia de Ciudad Real.

De nuevo, ha sido el Salón de Plenos de la Diputación el lugar que ha servido de escenario para la entrega de premios, cuyo objetivo es poner de relieve las vivencias de las personas mayores ciudadrealeñas.

Mayores en Ciudad RealEl certamen forma parte de las actividades orientadas a la participación social de la tercera edad y pretende hacer llegar a los convecinos las historias de vida que las personas mayores cuentan en sus relatos, poesías o testimonios.

En la modalidad de narración el primer premio fue para La gran mentira, de María Jesús Arenas Toribio, de Ciudad Real; el segundo para Actividad física de una lejana infancia y juventud, escrito por Eustaquio Sánchez-Crespo Juárez, de Villarrubia de los Ojos, y el tercero para La tía Angustias, de José luis Carlavilla Fernández, de Ciudad Real.

El primer premio de poesía fue para el poema Yo soy adicta a la vida, de Carmen Espadas Burgos, de Ciudad Real; el segundo para En el otoño de la vida, de Vicente Ballesteros Moraleda, también de Ciudad Real, y el tercero para Mirada, de María Victoria Marcos Hernández, de Herencia.

Los premios en la categoría de cuento fueron: el primero para Fatalidad, de Enrique Garrido Meldaña, de Ciudad Real; el segundo para Cuento sin argumento, escrito por Daniel Lillo Castellanos, de Albaladejo, y el tercero para Mente de niño. Arca dorada de fantásticas ilusiones, de Sinesio Naranjo Gijón, de Ciudad Real.

El los apartados de narrativa, poesía y cuento los premios tienen una dotación de 350 el primero, 200 euros el segundo y 100 euros el tercero.

En el apartado de abuelo/a nieto/a, el permio, dotado con 400 euros, que ha recaído en el trabajo titulado El acoso, la lacra de siempre, de Amalia Aparicio Jiménez, de Membrilla.

En el apartado de testimonios de mujer el premio, dotado con 350 euros, fue para María Teresa Gascón Fúnez, de la Residencia de Carrión, por su trabajo Miserias de la guerra.

Este año en certamen ha sido un éxito de participación, pues se presentaron un total de 103 trabajos, de los que 27 corresponden al apartado Poesía; 53 a Narración; 9 a Cuentos; 7 abuelo/a nieto/a; y 7 a Testimonios de mujer. También notable constatar que la edad de los participantes iba desde los 65 a los 99 años, con el buen resultado de que fueron muchas personas nonagenarias las que se animaron a presentarse.

Además del premio en metálico, todos los galardonados recibieron un diploma.

Como broche a la ceremonia, los ganadores de los primeros galardones de las modalidades de poesía, nieto-abuelo y testimonios de mujer leyeron sus textos.