21/09/2016

La Fundación Santa Eulália se implica en el día mundial del Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades más cruentas que hay. Más de 40 millones de personas en todo el mundo la padecen, y se caracteriza por un deterioro mental progresivo. Este miércoles 21 de septiembre es el Día Internacional del Alzheimer, y en todo el mundo hay actividades, conferencias y acciones para dar a conocer la enfermedad así como difundirla y Fundaicó Santa Euláliapedir apoyo a la población, a los organismos públicos y privados y en las instituciones. Pero en casos como el del Alzheimer, el enfermo debe ser el centro de atención y todos los esfuerzos deben ir destinados a mejorar su calidad de vida y hacer que los síntomas se vayan desarrollando más despacio posible.

Esto es lo que se han propuesto desde el Museo de Hospitalet de Llobregat, ofreciendo un servicio de visitas guiadas para enfermos de Alzheimer, familiares y cuidadores. Todo para hacer que los estímulos intelectuales que suponen visitar un museo sirvan de ayuda a los enfermos. Se trata de una acción en colaboración con el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), los Servicios Sociales del Ayuntamiento de L'Hospitalet y la Fundación Santa Eulalia, siguiendo el trabajo que ya comenzó en el año 2010 el CCCB con el Programa Alzheimer, destinado a ofrecer visitas dinamizadas para enfermos de Alzheimer en las exposiciones y el edificio del CCCB, antigua sede de la Casa de Caridad de Barcelona.

En el Museo de Hospitalet hay desde exposiciones que quieren rendir homenaje a las mujeres y los hombres que contribuyeron en hacer de L'Hospitalet una ciudad viva, acogedora y abierta (L'Hospitalet y la memoria democrática: Hospitalet del s. XX); la exposición 'Color, forma y volumen' presentando tablas renacentistas y barrocas; o 'Hospitalet, un lugar, una historia', una explicación de cómo la ciudad ha llegado a ser la segunda ciudad de Cataluña.

Es prioritario entender que los estímulos mentales son imprescindibles para los enfermos de Alzheimer, y acciones como la del Museo de Hospitalet deben servir para que otras instituciones culturales permitan que los afectados por enfermedades mentales tengan un acceso directo a todos los ámbitos de la cultura.
 
En la fotografía, actividades en la residencia de la Fundación Santa Eulália.