04/11/2005

BALEARES PONE EN MARCHA EL BONO RESIDENCIA

EN BALEARES PONEN EN MARCHA EL "BONO RESIDENCIA"

 

Un sistema que lleva en marcha algo de tiempo en otras comunidades como la valenciana o, con peculiaridades la catalana, entre otras, se pondrá ahora en marcha en Baleares para financiar estancias de personas mayores en residencias geriátricas privadas de las Islas Baleares, Así lo han explicado en el periódico Última Hora

El Govern de Baleares creará un «bono residencia» para ayudar económicamente a aquellos mayores que no pueden acceder a una residencia pública a pesar de cumplir todos los requisitos para poder hacerlo. El «bono residencia» será una realidad el año próximo y en el proyecto de Presupuestos presentado el jueves en el Parlament ya se incluye una partida económica para esta iniciativa. El proyecto de la Conselleria de Presidència se ha desarrollado paralelamente al macroplan para construir 15 residencias de tercera edad en Balears. A pesar de que la oferta en residencias públicas aumente con 1.500 plazas, el envejecimiento progresivo de la población obliga a tomar otras medidas.

El «bono residencia» permitirá financiar una parte del coste que suponga el ingreso de una persona mayor en una residencia privada de la tercera edad. En principio, el Govern sólo dará este bono a las personas que cumplan los parámetros necesarios para entrar en cualquier residencia pública pero que, por falta de plazas, no tenga derecho a ella. Los primeros bonos podrían entregarse a partir de la segunda mitad del año 2006, según fuentes de la Conselleria de Presidència. Con el «bono residencia», la persona beneficiaria pagará a la residencia privada la misma cantidad económica que abonaría si ingresase en un centro público, es decir, el 75 por ciento de su pensión. La diferencia la aportaría el Govern. En el caso de las personas mayores asistidas, el Ejecutivo tendría que aportar un «bono residencia» que podría superar los 1.200 euros al mes. El coste que tiene atender a una persona asistida puede llegar a alcanzar los 1.800 euros mensuales, de los cuales sólo una pequeña parte la aportaría el propio beneficiario. La Conselleria de Presidència debería estudiar caso por caso y priorizar en función de las disponibilidades económicas.

El Govern que preside Jaume Matas podría destinar el próximo año una partida de 1 millón de euros para este proyecto, aunque los cálculos definitivos no están cerrados. Las partidas y los beneficiarios aumentarán año tras año, según las previsiones que están en fase de estudio en la Conselleria de Presidència. Será un sistema similar al «bono guardería», cuyas partidas se incrementarán en cada presupuesto y que se han concedido a los beneficiarios en función de sus ingresos económicos. Paralelamente, el Ejecutivo tiene pendiente reformar la Ley de Acción Social aprobada en 1987. Dicha ley prohíbe cualquier relación entre los servicios sociales de carácter público con las entidades que tengan ánimo de lucro.

Estas son las residencias de mayores de Baleares que se podrían beneficiar.

Más información