07/01/2008

¿ESTAMOS DEJANDO SIN PERSONAL SANITARIO AL TERCER MUNDO?

¿ESTAMOS DEJANDO SIN PERSONAL SANITARIO AL TERCER MUNDO?

 

Una noticia aparecida en el periódico La Vanguardia y recogida por la web el Imserso nos lleva a reflexionar sobre un tema.

La falta de suficiente personal sanitario cualificado para cubrir las necesidades en Inglaterra, Francia o Portugal hace que médicos y enfermeros/as españoles vayan a esos países buscando mejores condiciones. A su vez España necesita para su sector sanitario y asistencial muchos más médicos y enfermeros/as que los que tenemos por lo que recurrimos a contratar inmigrantes con titulación e incluso a organizar sistemas de contratación "en origen". Por supuesto que cada profesional tiene el derecho a buscar sus horizontes profesionales allá donde quiera, pueda y estén dispuestos a contratarle en las condiciones que le parezcan más satisfactorias. Pero ¿qué está pasando en sus países de origen? ¿tiene tal dimensión la marcha de profesionales que puede estar en peligro su propio sistema sanitario? ¿Compensan desde un punto de agregado las remesas económicas a la ausencia de profesionales preparados?

Es sólo un tema de reflexión que proponemos tras leer la noticia:

Europa necesita más médicos y enfermeras y está dispuesta a ofrecer todo tipo de facilidades a los inmigrantes cualificados. De este modo se pretende paliar el problema del envejecimiento, que afecta especialmente a determinadas profesiones, pero en paralelo esta medida despoja a los países de origen de sus mejores cerebros.

El ministro español de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, explicó esta semana en Bruselas, donde la Comisión Europea debate la creación de una tarjeta azul para inmigrantes cualificados, que en la actualidad hay más médicos etíopes en Estados Unidos que en Etiopía, y que hay más doctores de Malaui en Londres que en Malaui. En su opinión, si no se toman medidas, 'estos países perderán su fuerza de trabajo cualificada', por lo que es necesario 'buscar modelos de ayuda para poder sustituir al personal cualificado'. La Comisión Mundial de Migraciones Internacionales denunció también que en el 2003 un 85% de las enfermeras filipinas trabajaba en el extranjero, y que en el 2000 salieron de Ghana el doble de enfermeras de las que se diplomaron. Datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en los años setenta emigraban unos 2.000 médicos africanos por año; que en los ochenta ya eran 8.000 por año y actualmente unos 23.000. A este organismo le constan 57 países con carencias crónicas de personal médico, de los cuales 36 se hallan en África. Sin embargo, el reciente informe de la OCDE sobre Tendencias de las migraciones internacionales 2007 indica que 'no hay un porcentaje exagerado de profesionales de la salud entre los emigrantes con estudios universitarios'. Según datos del año 2000, en los 30 países de la OCDE, que se corresponden con los más desarrollados, hay un 18% de médicos y un 11% de enfermeras contratados que son de origen extranjero.