02/03/2009

¿PUEDEN EVITARSE LAS CAIDAS EN RESIDENCIAS CON ENTRENAMIENTO?

¿PUEDEN EVITARSE LAS CAIDAS EN RESIDENCIAS CON ENTRENAMIENTO?

 

Leemos en la web de un abogado americano especializado en demandar por daños (y que se anuncia como experto en demandas a residencias) que el 26% de las personas que viven en residencias en Wisconsin se han caído en los últimos 180 días y que, según un estudio esas caídas podrían reducirse con entrenamiento. ¿Por qué un abogado dice algo así? Porque si podían reducirse y no se han reducido quizás se pueda demandar a la residencia en caso de caída.

En la web de la Sociedad Valenciana de Geriatría y Gerontología encontramos más sobre el tema

Entrenar a los mayores para evitar las caídas exponiéndolos a inestabilidad en un entorno controlado les ayuda a reducir sus caídas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos. La mejor vacuna contra las caídas es el entrenamiento. Así lo han considerado el equipo dirigido por Tamvi Bhatt y Yi-Chung Pai, de la Universidad de Illinois, en Chicago (Estados Unidos), que han sometido a un grupo de ancianos a ejercicios en plataformas deslizantes.

El trabajo, que se publica en el último número de Journal of Neurophysiology, ha mostrado cómo el cerebro desarrolla estrategias de prevención de caídas que ayudan a los mayores a mejorar su capacidad

En la web Sietesemanal, encontramos más sobre el tema, se nos explica detalladamente el experimento (En el trabajo, ocho personas mayores se entrenaron en la plataforma móvil 37 veces; después se cambio la superficie por otra deslizante de vinilo otras 24 veces por cada participante. En esta segunda tanda, las posibilidades de caída sólo eran hacia adelante o hacia atrás y, como en la vida real, era imposible la caída lateral. Los participantes llevaban un arnés para evitar que cayeran al suelo; también se grabaron todas las sesiones para ver el mecanismo de caída de los ancianos. Los ocho participantes fueron comparados con un de grupo control de siete personas que no recibieron entrenamiento en la plataforma móvil y a los que sólo se les realizaron las pruebas en la plataforma deslizante. Los investigadores vieron cómo ninguno de los ancianos entrenados cayó en la plataforma deslizante cuando ésta se movía. Este dato contrasta con la totalidad de las personas incluidas en el grupo control que cayeron.) Y después se hace una observación referida a un estudio anterior: caerse sobre moqueta es mucho menos peligroso que hacerlo sobre suelos cerámicos.