17/06/2009

30% DE RESIDENTES CON DEMENCIA NO TENÍAN DIAGNÓSTICO ANTES DEL INGRESO

Uno de cada tres mayores con demencia que ingresan en residencias no había sido diagnosticado previamente

Según un estudio llevado a cabo por profesionales del Grupo Amma y presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

La falta de diagnóstico podría estar relacionada con factores como edad más avanzada, no estar casado, vivir solos o tener bajo nivel educativo, entre otros.

En el estudio se comprueba también que uno de cada tres mayores que ingresan en una residencia con un diagnóstico previo de demencia no recibía ningún tratamiento específico para la misma antes de su llegada al centro.

Profesionales de Amma presentaron también en el congreso diversos pósters sobre la prevalencia y tratamiento de las úlceras por presión en centros residenciales y los niveles de satisfacción de residentes y familiares ante la atención recibida en estos centros.

16 de junio de 2009.- Diversos profesionales del Grupo Amma han participado con comunicaciones y pósters en el reciente Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, celebrado en Bilbao. La médico geriatra Inmaculada Rodríguez y la psicóloga Laura Espantaleón, de la residencia Amma Valdebernardo (Madrid), presentaron un estudio sobre la prevalencia del deterioro cognitivo “oculto” (no diagnosticado) en residencias de mayores y los factores relacionados. El objetivo de este trabajo era, además de conocer esta prevalencia, calcular el porcentaje de residentes deteriorados diagnosticados y no diagnosticados y diferencias intergrupales, así como determinar los factores relacionados con la falta de diagnóstico y tratamiento.

Para ello se llevó a cabo un estudio retrospectivo de los ancianos ingresados en la residencia Amma Valdebernardo. Las variables recogidas fueron las siguientes: características socio-demográficas, antecedentes familiares de demencia, antecedentes personales médicos y psiquiátricos y tratamiento farmacológico al ingreso. Se realizó también valoración de la situación funcional (Barthel) y cognitiva (MEC, SPMSQ y GDS), así como de la sintomatología depresiva y conductual.

La muestra analizada se componía de 304 sujetos, de los cuales el 59,91% presentaba deterioro cognitivo en el momento del ingreso en la residencia. Se compararon dos grupos: residentes diagnosticados de demencia al ingreso y residentes no diagnosticados que, sin embargo, presentaban deterioro cognitivo de acuerdo con la valoración realizada al entrar en el centro. En el estudio se observó que uno de cada tres residentes llegaron al centro sin diagnosticar (35,16%) y que una de cada tres personas diagnosticadas de demencia no tomaba ningún tratamiento específico para la misma (36,81%).

Se determinó igualmente que los factores que parecen estar relacionados con la falta de diagnóstico son: tener una edad más avanzada, no estar casado, proceder de su domicilio y principalmente vivir solo, ser analfabeto o tener pocos estudios, no tener antecedentes familiares de demencia, tener más antecedentes médicos, tomar menos fármacos en general y precisar menos ansiolíticos, antidepresivos y neurolépticos, presentar menos vagabundeo y menos mutismo y tener menor grado de deterioro cognitivo.

Finalmente, en el estudio se hace hincapié en la importancia de las residencias de mayores como medio idóneo para detectar y estudiar a pacientes con demencia por la gran población anciana a la que asisten, por las características de la misma y por contar con equipos interdisciplinares familiarizados con este problema que permiten abordarlo de una forma integral. 

ESTUDIO SOBRE ÚLCERAS POR PRESIÓN EN RESIDENCIAS

Además de esta comunicación oral, otros profesionales de Amma presentaron diversos pósters en el congreso. Fue el caso del equipo de enfermería y de medicina de la residencia Amma Argaray (Navarra), compuesto por las enfermeras Ana Sánchez, Virginia Bañales y Nieves Sancho y los médicos Joaquín Baleztena y María Pardo, que presentó un póster sobre las úlceras por presión entre la población mayor de residencias. Las úlceras por presión constituyen un importante problema de salud pública que afecta de forma especial a la población geriátrica, además de ser un indicador de calidad en residencias y hospitales. Dichas úlceras pueden ser prevenidas con cuidados de enfermería adecuados mediante la identificación de los pacientes de riesgo y unas medidas específicas de actuación.

El objetivo del estudio presentado era conocer la prevalencia de este tipo de úlceras en un centro residencial (tomando como ejemplo el centro gerontológico Amma Argaray de Pamplona), comparar los datos con otros centros sociosanitarios a nivel nacional y valorar la eficacia de los medios preventivos utilizados, como colchones y cojines antiescaras, cambios posturales, apósitos de prevención y ácidos grasos hiperoxigenados. Para ello se valoró a todos los residentes siguiendo la escala Braden y se cruzaron los datos con los expuestos en el estudio “Epidemiología, coste y repercusiones legales de las úlceras por presión en España”, elaborado por el GNEAUPP.

La prevalencia de úlceras por presión general en el centro se situó en el 18%, con la siguiente estratificación según el riesgo; 16,5% de alto riesgo, 9% riesgo moderado, 23% bajo riesgo y 51,5% sin riesgo. Estas cifras de prevalencia detectadas en el centro se sitúan en la media de las Comunidades Autónomas, habiendo identificado que las medidas preventivas adoptadas en la residencia consiguen una mejoría en cuanto a la severidad de las úlceras en comparación con los datos nacionales. Otra de las conclusiones de este estudio es que la aplicación sistemática de medidas preventivas en la población de riesgo consigue mejorar la calidad de la atención y, por consiguiente, la calidad de vida de estos residentes.

ANÁLISIS DE RECLAMACIONES DE USUARIOS EN LAS RESIDENCIAS

El último de los trabajos presentados en el congreso ha corrido a cargo de las psicólogas Ana María García y Raquel López, de las oficinas centrales de Amma, y Elena Gallardo, del centro Amma Puente de Vallecas (Madrid), que han expuesto dos pósters en los que se profundiza en el análisis de las reclamaciones y quejas que interponen los usuarios de los centros residenciales, así como sus niveles de satisfacción con los servicios y atenciones prestadas.

Entre las principales conclusiones halladas destaca que los niveles de satisfacción que se registran entre residentes y familiares de estos centros varían significativamente, siendo en casi todos los casos mayores entre los residentes que entre sus familias. La menor valoración por parte de éstas últimas puede deberse a la influencia de factores externos y no relacionados con el fun