17/04/2007

50 MILLONES PARA INVESTIGACIÓN SOBRE ENVEJECIMIENTO

Empresas privadas invierten 50 millones de euros en FIK, un proyecto pionero de investigación en tecnologías para el envejecimiento y la discapacidad

Ø Un equipo de 60 científicos desarrollará nuevas soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas en situaciones de discapacidad y envejecimiento
Ø Los accionistas de este proyecto, impulsado por Fatronik, son los siguientes: Kutxa, Grupo Ormazabal, la Policlínica Gipuzkoa, Salengoa, SAPA, Susmendi, El Diario Vasco, Banco Guipuzcoano y Gestión de Capital Riesgo
Ø La iniciativa también cuenta con el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Ø Las investigaciones estarán dirigidas por Fatronik y avaladas por un comité de científicos internacionales de reconocido prestigio
Ø Se trata de una nueva forma de colaboración empresarial que busca resultados explotables a partir de la inversión en investigación

Donostia, 16 de abril de 2007. Empresas privadas e instituciones invertirán 50 millones de euros en una iniciativa inédita: FIK. Se trata de un proyecto empresarial que agrupará expertos en varias disciplinas científicas para desarrollar tecnologías que ayuden a mejorar la calidad de vida de personas mayores y con discapacidad.

FIK será un exponente internacional en el ámbito de las tecnologías para el envejecimiento y la discapacidad. Para ello cuenta con el respaldo de los siguientes accionistas: Kutxa, Grupo Ormazabal, SAPA, Susmendi, la Policlínica Gipuzkoa, Salengoa, El Diario Vasco, Banco Guipuzcoano, y Gestión de Capital Riesgo, así como con el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa.
Fatronik se encargará del liderazgo científico-tecnológico de FIK ya que cuenta con una amplia experiencia en temas de salud, concretamente en el área de envejecimiento y discapacidad, que se verá reforzada con la incorporación de investigadores de prestigio internacional. Asimismo, contará con un equipo de científicos expertos de reconocido prestigio que supervisarán las líneas de investigación y la evolución de los proyectos desarrollados.

Líneas de investigación

FIK se construye sobre dos grandes ámbitos tecnológicos: en primer lugar las TICs y en segundo lugar la Ingeniería Biomédica, que a su vez se combinan con dos espacios científicos: la gerontología y la neurociencia.
Las líneas de investigación principales serán dos. La primera trabajará para 'añadir calidad de vida a los años', retrasando los procesos de envejecimiento y previniendo las situaciones de dependencia. La segunda se centrará en la compensación de las situaciones de discapacidad y dependencia acelerando los procesos de rehabilitación y compensando o eliminando discapacidades motoras y cognitivas.

Comité de científicos internacionales

FIK contará con un comité de científicos internacionales, que será el que guíe las líneas de investigación y el que supervise los proyectos. Estará formado por tres líderes internacionales en la materia con una visión científica de excelencia en el campo de las personas mayores y discapacitadas: el Doctor José Obeso, el Profesor Paolo Darío y el Profesor Popovic.

El Doctor José Obeso es profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y director de la Unidad de Trastornos del Movimiento y Ganglios Basales de la Clínica Universitaria de Navarra. Está considerado como uno de los mejores especialistas mundiales en las enfermedades neuromotoras (Parkinson,…).

El Profesor Paolo Darío es un científico experto en ingeniería biomédica, mecatrónica, robótica y biomecatrónica. Actualmente, es decano del departamento de robótica médica de la escuela superior Santa Ana de Pisa, profesor de la universidad de Pennsylvania (USA) y de la Universidad de Waseda (Japón). Ha participado en proyectos tan avanzados como el desarrollo de un microrobot capaz de introducirse en el cuerpo humano y explorarlo en profundidad.

El profesor Popovic, Doctor en Ingeniería Eléctrica y Física, es experto en la ingeniería de rehabilitación: control de movimiento, restablecimiento del movimiento en personas con discapacidades, diseño de instrumentación médica y tecnología de información en medicina.

Asimismo, FIK contará con una red internacional de colaboradores científicos compuesta por Universidades y Centros de Investigación de referencia, como el Instituto Guttmann, el instituto Human Science and Biomedical Engineering (HSBE) de Tsukuba (Japón), o la Universidad Johns Hopkins (USA), entre otros.

Sociedad envejecida

En el marco de una sociedad cada vez más envejecida, las personas mayores se van encontrando con más dificultades para vivir autónomamente de una manera digna. Este problema se va a agravar en los próximos años ya que para 2050 este colectivo se triplicará (habrá más ancianos que niños) y la esperanza de vida será ya de 90 años. Todo ello implicará más limitaciones físicas y el agravamiento de los procesos de envejecimiento.
Las sociedades avanzadas tendrán que poner a prueba todos sus resortes sociales y económicos. Por ello, deben activar inmediatamente todos los mecanismos que le permitan abordar este problema, entre ellos uno fundamental: la tecnología. Así surge FIK, como una ayuda para a afrontar este nuevo reto y como una gran oportunidad para el tejido industrial vasco.

Oportunidad económica

FIK aborda un problema de primer orden en las sociedades avanzadas derivado de la inversión en la pirámide de edad y la necesidad de cubrir las necesidades de personas discapacitadas. Pero al mismo tiempo, representa una gran oportunidad económica.
Es un programa de investigación que instrumenta la ciencia y la tecnología para apoyar y complementar las políticas generales de los países avanzados en esta materia combinando elementos de gran proyección: ingeniería biomédica, neurociencias, gerontología, etc. Trabaja próximo a las capacidades del tejido actual lo que genera importantes oportunidades de crecimiento económico.
Se trata de una nueva forma de colaboración empresarial que busca resultados explotables, esto es, patentes, a partir de la inversión en investigación. Estas patentes llegarán al mercado a través de empresas existentes o generando nuevas empresas de base tecnológico. Es pues un mecanismo de regeneración de tejido económico.