06/04/2010

600 ASESORES Y EVALUADORES DE LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES

El BOE de 29 de Marzo recupera una incrustada tradición de las administraciones públicas españolas que es la de publicar convocatorias con plazo breve de presentación y vacaciones por el medio.  A las 0 horas del 7 de abril, o sea, hasta las 23:59 del 6, se podrán presentar solicitudes para participar en la Convocatoria del curso de formación para la habilitación como asesor o evaluador de las unidades de competencia de las cualificaciones profesionales: Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y Atención sociosanitaria a personas en el domicilio, en el procedimiento de evaluación para el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral, regulado por el Real Decreto 1224/2009, de 17 de julio. 

Si tenemos en cuenta que en media España fue fiesta el Jueves Santo, en la otra media el lunes de Pascua y que  en las dos mitades el viernes Santo y el fin de semana fue festivo, deducimos que los días realmente hábiles para conocer la convocatoria, preparar la documentación, familiarizarse con el sistema europeo de currículums (indispensable para introducir la solicitud por internet) y rellenar los datos fueron el 30, 31 de marzo y 6 de abril.

Seguro de que habrá personas que estarían interesadas, capacitadas y con posiblidades de presentarse  y que no podrán hacerlo por falta de tiempo.

Dejando de lado el feo envoltorio, la resolución supone que de aquí a julio 600 personas recibirán formación de asesores y evaluadores de competencias profesionales con lo que el proceso que empezó con la resolución de acreditación y calidad (Diciembre 2008) y que obliga a que un tercio de los gerocultores tengan su formación acreditada para 2011 y todas para 2015, puede seguir adelante.

En este vídeo puede verse un sistema que implementan en centros de formación en Alemania en los que, para que los gerocultores sepan cómo se sienten las personas mayores, pueden llevar unos guantes que simulan los temblores propios del Alzheimer.