13/08/2015

Actividades para la tercera edad en Cuba

La actividad en la tercera edad, los años no pesan en Cuba
 
Desde la isla de Cuba nos llega la vivencia de personas mayores que no renuncian a la vida social y a la actividad física. En el municipio de Najasa (unos 16 000 habitantes) sitio en la provincia de Camagüey, en el centro de la isla, algunas personas de la tercera edad recorren distancias no siempre fáciles de superar para llegar cada mañana a la casa de abuelos, que es como se denomina en la isla a los centros de mayores, Sueño del Comandante. Allí, durante unas horas, no solo unos ancianos. «Desde que empecé he participado en el carnaval que organizamos, modelado, hecho ejercicios... Creo que nunca en mi vida había tenido días tan agitados, porque cuando uno está aquí tiene que olvidarse de los dolores y darse cuenta de que puede hacer muchas cosas todavía», asegura Luz Mercedes Gómez Consuegra, una de las alumnas fundadora del centro, que abrió sus puertas el 17 de mayo de 2014.
 
Actividades para ancianos en CubaLiechys Oliva Soliva, la profesora de gimnasia que se realiza en la calle frente a la casa, comenta: «Los abuelos van llegando hasta eso de las siete y media, y luego tenemos el desayuno y el matutino, y un poco después esta clase de ejercitación. Es una rutina que los ayuda mucho, pues la ajustamos a sus posibilidades físicas y todo el mundo encuentra una forma de participar».  En las actividades organizadas se han matriculado 25 personas, que tras a gimnasia inician actividades como dominó y otros juegos de mesa y diversas actividades manuales que mejoran su calidad de vida durante la tercera edad.  
 
Duniesky Pacheco Cala, director municipal de deportes, explica que «nuestro objetivo es que los abuelitos mantengan su salud a partir del ejercicio físico, que es la mejor alternativa. Para eso trabajan varios de nuestros profesores, que aplican muchas de las experiencias de la casa en los círculos de abuelos que funcionan en los siete consejos populares de Najasa. Son acciones a las cuales le damos prioridad, debido al envejecimiento de la población y por los aportes que podemos hacer desde la Cultura Física».A unos kilómetros de allí, aunque en la misma provincia, en el poblado de Carlos Manuel de Céspedes, la casa de abuelos municipal persigue objetivos muy similares. En este sitio son 30 los adultos mayores beneficiados con una instalación recientemente reparada y la atención de sus trabajadores, el Ministerio de Salud Pública y el Inder, Instituto Nacional de Deporte y Recreación, que los atiende en forma muy parecida a sus homólogos de Najasa. «Lo único que nos quedaría por resolver sería el tema de los juegos de mesa, que nos resultan insuficientes, y un día poder levantar un ranchón o alguna construcción similar en la que pudiéramos coger el fresco por las tardes», apunta Leonardo Modesto Martínez, presidente del Consejo de Ancianos que dirige el centro. 

Para los usuarios mayores de estos centros la actividad física es la clave del éxito de una vida activa de calidad. La trabajadora social, Yaquelín Francia Luaces, ha podido comprobarlo en repetidas ocasiones los beneficios que muestran los ancianos cuando acuden a estos centros y hacen cosas y, como muestra de ellos, comenta el caso de uno de los asistentes: «Tenemos un anciano, Jesús Díaz Giró, que con 102 años limpia el huerto y siembra hortalizas y otras plantas. Y entre los demás no faltan los que toda su vida trabajaron y se mantiene activos». La vida plena no renuncia a la actividad sin que importen los años cumplidos.
 
Enlaces relacionados
Web Adelante Cuba