19/02/2005

ALGO CURIOSO: PORNOTERAPIA EN RESIDENCIAS

ALGO CURIOSO: PORNOTERAPIA EN RESIDENCIAS

 

Proyectar películas pornográficas o traer prostitutas a la residencia, haciendo aparecer estas actividades en el programa de funcionamiento de las residencias puede parecer algo extremo en nuestras latitudes. Pero no lo es en Dinamarca donde varios geriátricos de Copenhague están contratando prostitutas para sus residentes gracias a lo cual han reducido la violencia y el consumo de fármacos entre los ancianos.

Este original tipo de tratamiento se aplica a muchos de los ancianos que allí residen, y, según afirman sus especialistas, -que están convencidos que la salud de un ser humano incluye su salud sexual-, gracias a esto se facilitó y abarató la cura de muchas dolencias de muchos de ellos.


El tratamiento tiene dos pilares. El primero, consiste en la proyección de películas pornográficas, -no eróticas, sino de sexo explícito-, y el segundo, en la contratación de prostitutas para que "atiendan” a los ancianos. Estas últimas están especialmente capacitadas para, además de realizar su trabajo habitual, saber cómo ayudarlos a desvestirse, lavarse después de la relación y ayudarlos a vestirse nuevamente.
Por supuesto que nadie está obligado a realizar esta terapia, sino que es de libre elección. Pero, según afirman los profesionales de estas instituciones, cada vez son más los hombres que se suman al efectivo tratamiento, y si bien las mujeres se muestran por el momento algo más reacias hacia el mismo, se especula que con el tiempo también comenzaran a implementarlo para sí mismas.

La historia de la pornoterapia comenzó en el geriátrico Thorupgarden, de Copenhague, cuando el Consejo de Ancianos se presentó ante la dirección del asilo para proponer la emisión de películas porno en el circuito cerrado de televisión, en lugar de las habituales que se emitían. La respuesta de los directivos fue positiva y conforme se empezaron a observar los amplios beneficios, más y más clínicas de reposo de la capital danesa, y sus alrededores, se sumaron a esta práctica, así como a sofisticar los tratamientos, como por ejemplo mediante la incorporación del servicio de contratación de prostitutas.
Asimismo, basado en la experiencia de los internados de estas instituciones, el Ministerio de Salud y Acción Social dinamarqués preparó un informe con una serie de sugerencias y consejos para que las personas mayores o lisiadas puedan tener mejores y más satisfactorias relaciones sexuales.

Conociendo la historia de Dinamarca, pocos se deberían sorprender del fenómeno. Sucede que este país fue, además, el primero en despenalizar la comercialización de pornografía, a mediados de los años sesenta, y en permitir el matrimonio formal de parejas del mismo sexo, en 1989.

Noticia aparecida en Terra