03/09/2013

ALGO MÁS SOBRE CONTENCIONES: NO SON UN MALTRATO, PERO MEJOR SIN

El debate sobre el uso de contenciones en residencias para personas mayores dependientes lleva desarrollándose desde hace años y rara es la semana en la que no aparece alguna noticia.

Persona mayor en residencia de ancianos mirando por la ventana

Las sujecciones, contenciones o restricciones (reciben diferentes nombres) físicas y/o farmacológicas se llevan utilizando muchos años por parte de la profesión médica, sobre todo en el entorno psiquiátrico.  Resulta muy interesante al respecto el artículo que publicaron Emilio Fariña y GJ Estévez-Guerra en la Revista Rol de Enfermería en 2011, en el que se recogía su uso en la antigüedad y hasta el siglo XX.

 

A medida que se han ido promulgando medidas sustitutivas al uso de contenciones y filosofías de trabajo en residencias geriátricas que persiguen racionalizarlas, reducirlas y eliminarlas, el debate ha ido en aumento.

 

Parece que hay dos bandos: los que defienden que, en ocasiones la contención es un tratamiento aconsejable y los que dicen que la contención es una forma de maltrato.

 

En este contexto tiene interés la noticia aparecida en el periódico El Faro de Vigo que tiene un sugerente título "No es válido hablar de maltrato, pero la mejor alternativa es no recurrir a la inmovilización". 

 

Las palabras son de una fisioterapeuta de la Residencia Sanitas Residancial Vigo.

Sanitas Residencial es una empresa que gestiona residencias en diferentes comunidades y lleva unos años apostando por la reducción y eliminación del uso de contenciones en residencias.  Lo ha hecho utilizando los dos sistemas implantados en España, el programa "Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzhemier" de CEOMA y el método "LIBERAGER" de la Fundación Cuidados digno.

 

Esta posición hace interesante la siguiente reflexión sobre el uso de contenciones en residencias de mayores: "son una alternativa terapéutica y una prescripción médica". No obstante, quiere subrayar también que "la alternativa de no utilizarlas es un mejor trato a las personas con demencia". "Al preservar la libertad de movimiento se mejoran todos los aspectos de su salud y, con ello, la calidad de vida y la dignidad"

 

Dejando fuera la palabra maltrato la discusión parece centrarse no en demonizar el uso de contenciones sino en plantear si existen opciones que son mejores a su uso.

 

En la noticia también aparece qué opina la Xunta de Galicia al respecto y qué requisitos consideran necesarios para los casos en que sí se utilicen contenciones.