30/05/2013

ALGO SE MUEVE EN RELACIÓN A LOS IMPAGOS DE LA GENERALITAT A LAS RESIDENCIAS

Es público y notorio que la Generalitat de Cataluña dejó de pagar 70 millones de Euros a las residencias de personas mayores concertadas y colaboradoras el mes de julio de 2012.  Quizás no lo sea tanto que, desde finales de ese mismo año, las residencias que acogen a residentes "de colaboración" (uno de los tres sistemas de financiación pública de estancias en residencias), han visto como les llegan los residentes pero la Generalitat no les paga nada por su estancia.  Esta "no regularización" de los nuevos ingresos produce una deuda de la Generalitat difícil de cuantificar pero que puede estar cerca de los cincuenta millones de Euros.

 

En teoría ICASS, órganismo de la Generalitat que gestiona las ayudas públicas, debe ese dinero a los residentes ya que, la diferencia entre la "colaboración" y el "concierto" es que en la primera la residencia factura a los residentes aunque cobra la mayor parte de la estancia de las arcas públicas, mientras en el segundo, facturan a la Generalitat, aunque una parte lo pague el residente. Al final en ambos casos es la Generalitat quien paga la mayor parte del precio (todo salvo la parte del copago del usuario).

 

Por curioso que pueda parecer, aunque sean los residentes los que deben el dinero, la residencia colaboradora no les puede reclamar a ellos sino que tiene que esperar pacientemente a que la Generalitat tenga dinero y considere oportuno pagar.  Así, hay residencias geriátricas que han visto fallecer a un residente sin haber podido cobrar nada (o habiendo cobrado sólo una parte de lo que la Generalitat debía pagar) y que se encuentran en la paradójica situación de ver cómo su deudor ha fallecido, los herederos han heredado y ellos se han quedado "a verlas venir".

 

Para acabar de liar la cosa, durante un tiempo ICASS estableció el sistema de los adelantos (les bestretes) que venía a ser algo como lo que sigue:  "A partir de ahora te tendría que pagar mil euros al mes pero, cómo no los tengo te voy a pagar cuatrocientos mientras acabamos de arreglar papeles y más adelante regularizamos la situación".  Así ha funcionado durante unos años, se han ido produciendo atrasos, bestretes y regularizaciones. Y algo tan original ha ido produciendo toda una tipología de situaciones: situaciones que han tardado años en ser regularizadas, residentes que murieron en 2010 y cuyas bestretes siguen sin haberse regularizado..

 

O sea, que la forma en que ICASS debe dinero a las residencias para mayores colaboradoras, concertadas y acreditadas para cobrar PEVs puede adquirir un amplio abanico de matices.

 

Hasta hace poco parecía imposible saber cuándo las cosas iban a empezar a cambiar pero en los últimos días parece que algo se mueve en relación a los pagos/impagos.

 

El pasado 14 de mayo, desde ACAD nos dijeron que habían tenido conocimiento de que ICASS hbía estado introduciendo “bestretes” (anticipos) en las nóminas de los centros colaboradores, incluso "puede que con la nómina de abril 2013 (pago en este mes de mayo) incluyan “bestretes” de los usuarios ingresados hasta febrero de 2013".  Hoy hemos podido confirmar que algunas residencias, efectivamente han recibido ese pago.

 

ACRA ha enviado una circular a sus socios el 29 de mayo diciendo que se han reunido con el director general de Política i Promoció Econòmica del Departament d'Economia i Coneixement de la Generalitat de Catalunya  y éste les dijo que "se está ultimando el mecanismo de credito a los proveedores y que, si realmente se pone en marcha como esperamos, entre Junio y Julio se podrá limpiar la deuda de 2012".  Respecto al resto de 2013 creen que no habrá una "tensión extrema".

 

También Upimir ha sabido algo que puede ser indicador de que se acerca, como mínimo una parte de solución. La directora general del ICASS ha contestado la misiva que le envió el presidente Vicente Botella y le ha emplazado por carta  a reunirse "bilateralmente" el próximo 11 de junio.

 

Parece que esto puede ser indicador de que podría producirse alguna noticia positiva para los cientos de residencias que sufren por culpa de los impagos.

 

El papel que la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular para impedir los impagos de la dependencia está teniendo en esta nueva situación no está clara pero parece existir.  De hecho son ya varios los centenares de fedatarios que se han acreditado para recoger las 50.000 firmas que son necesarias para que el proyecto salga adelante y en los próximas semanas, la carrera para obtener las firmas se convertirá en una verdadera carrera.

 

Los que quieran firmar y no sepan cómo hacerlo sólo tienen que entrar en la web de la ILP y tocar en el enlace para saberlo.