05/06/2007

AMRTE DENUNCIA LA FALTA DE DEFINICIÓN DE LOS SERVICIOS MÍNIMOS

 

En una de las últimas reuniones del Consejo Territorial, el Gobierno y las Comunidades Autónomas han acordado los servicios y prestaciones de la Ley de Dependencia. El presidente de la Asociación Madrileña de Residencias y Centros de Día de Tercera Edad (AMRTE), Ignacio Fernández-Cid, da la bienvenida a la Ley de Dependencia, a pesar del incumplimiento de los plazos previstos. No obstante, "lamento que el momento elegido para su desarrollo reglamentario se enmarque en plena pre campaña electoral". Además, el presidente de AMRTE se muestra preocupado ante la falta de definición de los servicios mínimos y el copago, "que provocará que coexistan 17 Leyes de Dependencia en el todo el territorio".

El catálogo de servicios para los grandes dependientes acordado por el Consejo Territorial contempla: prevención y promoción de la autonomía personal, teleasistencia, ayuda a domicilio, centro de día y de noche y atención residencial. En opinión del presidente de AMRTE, "el Sistema no concreta la intensidad o frecuencia de los servicios mínimos y tan sólo en el caso de la ayuda a domicilio precisa que los casos más graves tendrán garantizadas entre 70 y 90 horas mensuales, es decir, entre dos y tres horas al día. Esta realidad coloca al sector privado en una situación difícil, en cuanto al vacío normativo e inseguridad profesional".

Por ello, la patronal reclama una mayor participación en la Ley de Dependencia, "ya que aún no hemos recibido información alguna sobre cuestiones que afectan directamente al sector privado. Se trata de aspectos que todavía están sin concretar en el desarrollo reglamentario de la Ley de Dependencia, comos son la gestión de la calidad de los centros, el PIA (Plan Individual de Asistencia) y los criterios de acreditación y concertación de centros".

En cuanto al copago de los servicios, las Comunidades Autónomas deberán aplicar el sistema que utilizan actualmente en sus servicios sociales hasta que, dentro de seis meses, se revise la evolución de la Ley. Una medida que al presidente de AMRTE le preocupa sobremanera, "porque nos encontraremos con 17 leyes distintas y no habrá cohesión entre las normativas autonómicas".

Cuidador informal
Si bien la Ley de Dependencia entendía que la figura del cuidador familiar sería una medida excepcional, Fernández-Cid teme que "pueda llegar a convertirse en el PER de la Dependencia, lo que perjudicaría la profesionalización del sector y la prestación de una atención de calidad". Y es que el Consejo Territorial ha determinado que los cuidadores familiares reciban una prestación de hasta 561 euros mensuales, que cubre además el alta en la Seguridad Social y las acciones formativas.

Por otra parte, el presidente de AMRTE echa de menos la participación del Sistema Público de Salud en el desarrollo de la Ley de Dependencia y lamenta la inexistente cooperación sociosanitaria, que repercute en la falta de planificación territorial de los recursos. "El Sistema tiene que garantizar la prestación de la asistencia sanitaria independientemente del lugar en el que viva la persona dependiente, y eso no va a pasar. Por ejemplo, tras la aprobación de los baremos, cualquier ciudadano tiene derecho a que se valore su grado de dependencia y, sin embargo, la mayoría de las comunidades no están todavía preparadas para iniciar este proceso", explica Ignacio Fernández-Cid.

Así mismo este pasado mes de Mayo, la Asociación Madrileña de Residencias y Centros de Día (AMRTE) ha presentado, en el Hotel Wellington de Madrid y ante más de 60 asociados, la X edición de la 'Guía de Residencias y Centros de Día Privados para Mayores de la Comunidad de Madrid 2007/2008' y la renovación de la página web www.amrte.es. Regina Plañiol, viceconsejera de Familia y Asuntos Sociales; Florencio Martín, Director General del Mayor del Ayuntamiento de Madrid y Rosario Quesada, presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales de la CAM han acompañado a Ignacio Fernández-Cid, presidente de AMRTE, en la presentación del acto.