16/12/2012

ASOCIACIONES DE MAYORES FRENTE AL CAMBIO EN LAS PENSIONES

Las asociaciones que agrupan a pensionistas en España, como CEOMA o la UDP han tardado muy poco en posicionarse ante la no revalorización automática de las pensiones, sólo hace falta entrar en sus páginas web para verlo.

FATEC, Federación Catalana de Asociaciones de Mayores ha difundido además un comunicado explicando cuál es su posicionamineto.  Aquí está:


Las leyes están hechas para cumplirlas y los responsables políticos deberían dar ejemplo. Y una de ellas obliga a incrementar anualmente las pensiones según el IPC real. Por el contrario, el Gobierno español ha decidido un aumento por debajo del acumulado anual 2012: las inferiores a 1.000 € / mes, un 2% y el resto un 1%, lo que significa no cumplir con la Ley General de la Seguridad Social en vigor .

¿Cuánto debería haber cobrado un pensionista en 2012 si el Gobierno hubiera revalorizado las pensiones? Veamos: el Ejecutivo aumentó un 1% en previsión de lo que haría el IPC, que al final ha resultado del 2,9%. Es decir, durante el 2012 ha perdido un 1,9%. El pensionista medio (de pensión inferior a 1000 €) habrá perdido pues en el 2012, unos € 222. Si en 2013 la pensión sube un 2% sobre la base actual y no la que debería haber sido, representará una pérdida de € 214,20, que sumados los 222 € del 2012, representa una reducción de la pensión en 2013 de 436 , 20 €!

Hay que tener en cuenta que las pensiones no dependen de los presupuestos del Estado, sino que se pagan con las cotizaciones sociales. La excusa de que "no hay más dinero" no es cierta, porque sí lo hay para la banca, autopistas en quiebra, dietas faraónicas y tantas otros gastos inútiles en las que el Estado acude en "socorro". Por si parecía poco esta pérdida respecto al IPC básico, hay que añadir los incrementos del IBI, las tasas sobre los medicamentos de los Gobiernos español (10%) y catalán (euro por medicamento), el aumento constante del coste de los servicios básicos del hogar, del transporte etc., todo lo que tiene una gran incidencia en la economía del jubilado y de manera más particular a las pensiones más bajas, las de los PNC y las de viudedad. De hecho, están recortando las pensiones por vía indirecta.

Y ¡atención! Se vuelve a recurrir al Fondo de Reserva, la conocida hucha de las pensiones, medida que se toma sin acuerdo con el Pacto de Toledo y es un decreto-ley que, en el futuro, permitirá seguir vaciando este fondo sin consultas y acuerdos previos y al margen de su sentido fundacional.

Hoy es un error considerar que las pensiones afectan solamente a los jubilados. Afectan a la unidad familiar y significa restar del consumo unos 3.500 millones de € a un colectivo que, en la actual situación de emergencia, sustenta a su costa a casi 400.000 familias, lo que aumentará la precariedad y la pobreza por cuanto muchos hijos y nietos llegan a fin de mes gracias a las ayudas, en diversas formas, de los abuelos. Es el llamado "apoyo familiar" que ya se está agotando y en el que confían los gobiernos para evitar una explosión social de gran envergadura, pero que podría llegar en plazo no muy largo si se sigue por este camino.