15/12/2009

BORRADORES DE MODIFICACIÓN DE BAREMO Y CUIDADOR NO PROFESIONAL

Después de los informes de los expertos y de las continuas críticas por el exceso en el reconocimiento de prestaciones económicas para el cuidador no profesional resulta lógico que se estén preparando modificaciones.

Resulta clarmoroso lo diferentes que "salen" las valoraciones de la dependencia en diferentes comunidades autónomas lo que hace que personas en la misma situación, sólo hay que ver los informes mensuales del SAAD o las llamadas de atención del Observatorio de la Dependencia. 

Por eso no es extraño que el Consejo Territorial del SAAD esté trabajando en un documento para modificar el baremo y que persigue en concreto:

-       Facilitar la comprensión de los criterios generales de aplicación ajustando su redacción a los conceptos CIF y resaltando la necesidad de establecer la coherencia de la valoración con el informe de salud y del entorno.

 -       Diferenciar el “No desempeño de la tarea” originado por situación de dependencia del debido a otras causas (No puntuable).

 -       Incrementar los grados establecidos de necesidad de apoyo de otra u otras personas, mejorando con ello la clasificación de la severidad de las situaciones de dependencia, que asimismo se valorarán de acuerdo con la definición de grados y niveles que se contemplan en el artículo 26 de la Ley.

 -       Simplificar las tareas objeto de valoración que han resultado complejas, mediante su sustitución o modificación.

Ver el documento con que trabaja el Consejo Territorial

También está tratando el Consejo un documento sobre la prestación económica para el cuidador no profesional, de la que se ha abusado tanto desnaturalizando su carácter excepcional.  Según el texto del acuerdo: Durante el periodo transcurrido desde la adopción del Acuerdo mencionado hasta la aprobación del Real Decreto citado, se ha podido constatar la importancia de esta prestación, por el número de prestaciones reconocidas y porque es una de las más elegidas por parte de los beneficiarios, especialmente por aquellas personas en situación de dependencia que están ya siendo atendidas en sus domicilios de esta forma.

El borrador prevé mayores exigencias para el cuidador en lo relativo a convivencia, idoneidad de la persona cuidadora, o el seguimiento de la calidad de los cuidados.

A ver si el cambio produce más racionalidad y esta prestación se convierte de verdad en algo excepcional.

Ver borrador