30/09/2015

Buenas noticias para la prevención del herpes zóster en las residencias para la tercera edad del grupo Amma

El Grupo Amma, con treinta residencias para mayores repartidas por ocho comunidades autónomas, ha establecido un acuerdo de colaboración durante este año con la compañía Sanofi Pasteur MSD, empresa con más de veinte años de experiencia en el campo de las vacunas, para promover la prevención del herpes zóster entre sus residentes.

Acuerdo entre residencias AMMA y Sanofi

Formación de profesionales en las residencias de AMMA

 

El trabajo consiste en la impartición por parte de Sanofi Pasteur MSD de formación a los profesionales de los departamentos de enfermería y medicina de cada una de las residencias geriátricas de Amma. En las clases se profundiza en el conocimiento de la enfermedad, su prevención y curación, todo orientado a pacientes de más de 50 años.

El herpes zóster es una enfermedad dolorosa, frecuente y debilitante causada por la reactivación de un tipo de virus, el de la varicela zóster, cuya característica es que afecta a los nervios y la piel de un área del cuerpo. Por sus características se la conoce popularmente como «la culebrilla». Todas las personas que han sufrido esta varicela conservan virus en su organismo, que nunca llega a eliminarse del todo, por lo que queda latente a lo largo de toda la vida en el sistema nervioso, pudiendo reactivarse y causar la molesta enfermedad.

 El herpes zóster está latente en casi todos los adultos

El 95% de los adultos tienen el virus en estado latente y de esos uno de cada cuatro padecerá en algún momento la enfermedad. Prevenir su aparición es altamente recomendable, sobre todo en personas mayores que tienen el sistema inmunitario más debilitado, pues afecta mucho a la calidad de vida al causar dolor, insomnio, cierta ansiedad en incluso depresión por la disminución de calidad de vida.

Existen antivirales y analgésicos que tratan la enfermedad, aliviando los síntomas dolorosos que provocan las lesiones, es decir, tratamientos paliativos que no siempre son efectivos. Lo más recomendable para las personas que ya están en la tercera edades evitar el herpes zóster administrando una vacuna que inmunice y así se esquivar posibles complicaciones que en personas mayores pueden llevar a la hospitalización.

Sin duda, este tipo de iniciativas es un avance en la calidad de vida de las personas que viven en residencias geriátricas, para las que la vigilancia y prevención son dos factores que ayudan notablemente en su bienestar.