12/06/2005

CATALUÑA: GENERALITAT PAGARÁ ATRASOS DE 2004

LA GENERALITAT CATALANA ANUNCIA EL PAGO DE ATRASOS POR ESTANCIAS EN RESIDENCIAS DE 2004

Lo hemos sabido a través de la patronal catalana ACRA que ha anunciado que los atrasos correspondientes al 2004 para las residencias colaboradoras que cumplan con los ratios de personal exigidos se pagarán antes de finalizar el mes de junio.

Para las personas de fuera de Cataluña puede resultar curioso que se produzcan atrasos de este tipo. El motivo es el siguiente:

En Cataluña funciona el "sistema de colaboración" mediante el que unas residencias privadas acreditadas (las conocidas como "centros colaboradores") pueden recibir residentes acogidos al programa de "Apoyo al acogimiento residencial". Estos residentes pagan una cantidad mensual por su estancia, los familiares más cercanos a ellos pagan otra cantidad establecida por la administración, de forma que lo que falta para alcanzar el precio público total (que ronda los 1.200€ IVA incluido) lo pone la Administración.

En este sistema cada año, del 2.001 al 2003 se establecieron unos precios según nivel de dependencia y unas ratios de personal (agrupados por horas anuales de cada tipo de profesional) correspondientes a cada nivel (ver el sistema en PDF).

La "trampita" que empezó a aplicar la Generalitat desde el principio del sistema (que había sido pactado con el sector) fue la de decir que cada mes se reservaría una cantidad de dinero del que le tocaría pagar y lo guardaría hasta que la residencia (en el último trimestre de cada año) acreditase que cumplía con los requisitos de personal del programa. Una vez acreditado el cumplimiento, la Generalitat debería pagar en seguida la cantidad no pagada. La realidad es que el pago se ha retrasado seis meses y es ahora finalmente lo pagará.

En este sistema la Generalitat no garantiza cubrir las plazas puestas a su disposición por parte de las residencias colaboradoras aunque sí les obliga a cumplir los requisitos de personal para todos los residentes sean o no acogidos al programa.

Una residencia de 100 plazas que tenga 20 ofertadas al programa y de las que sólo tenga 5 cubiertas debe tener terapeuta ocupacional, fisioterapeuta, educador social, trabajador social, psícologo, médico y DUE como si todas sus plazas ocupadas fuesen acogidas al programa.

La polémica que se ha suscitado en Cataluña durante los últimos meses sobre 1.600 plazas públicas libres en residencias privadas tiene por origen este peculiar sistema.