27/06/2002

Cataluña tendrá 17.700 plazas financiadas públicamente a finales de 2002

A FINALES DE 2002 17.763 PLAZAS EN RESIDENCIAS FINANCIADAS POR LA GENERALITAT DE CATALUNYA

Según aparece en el Diario El Mundo de 24 de junio de 2002, la Generalitat tiene previsto que a 31 de diciembre del año 2002 estén disponibles un total de 17.763 plazas residenciales para ancianos que, de una u otra manera estén financiados por la Generalitat. O sea, que estén encentros públicos, concertados o en centros privados colaboradores.

La consellera de Bienestar Social, Irene Rigau, aseguró que a finales de año estarán en funcionamiento el 67 por ciento de las 7.000 nuevas plazas que prometió crear durante esta legislatura el gobierno catalán.

En concreto, funcionarán 4.689 de las 7.000 plazas prometidas, lo que supondrá que la oferta pública o privada concertada alcanzará a un total de 17.763 personas. Durante el año 2003 entrarán en funcionamiento las 2.311 plazas sostenidas con fondos públicos que faltan para completar la promesa de las 7.000.La entrada en funcionamiento de estas nuevas plazas permitirá, según Irene Rigau, rebajar los tiempos de espera para acceder a un centro geriátrico que ahora son de una media de 6 meses en toda Cataluña y de hasta un año para la provincia de Barcelona.La incorporación de enfermos graves es inmediata.

El sistema puesto en marcha por la Generalitat hace unos años consiste en que la mayor parte de las personas que obtienen ayuda pública vayan a vivir a residencias privadas "colaboradoras" de la Generalitat. Estas residencias cumplen unos requisitos situados por encima de lo que se exige de forma general a todas las residencias que funcionan en Cataluña y pueden recibir, a un precio tasado (que depende del grado de dependencia), a personas beneficiarias de ayudas. Las residencias colaboradoras cobran una parte del precio tasado al propio residente, otra parte a sus familiares más próximos (según unos cálculos que realiza la Administración) y lo que falta hasta alcanzar el precio total lo recibe de la Administración (en algunos supuestos, incluso la parte que debería pagar la Administración la paga alguna otra institución, como una Caja de Ahorros o una institución benéfica, con la que la Generalitat ha llegado a un acuerdo).

Los precios que cobran las residencias colaboradoras y el personal que deben tener se encuentran en la Orden de Convocatoria del 2002 y en el Protocolo Para la Mejora de la Calidad y El Funcionamiento de las Residencias que alcanzaron la Generalitat y el sector en el verano de 2001.