07/08/2006

CONDENADA A QUINCE AÑOS POR TRATO HUMILLANTE A RESIDENTES

CONDENADA POR DAR TRATO HUMILLANTE A RESIDENTES

 

Según ha aparecido en diversos medios de comunicación, el Juzgado Penal número 1 de Mataró ha condenado a quince años de prisión a las responsables de la residencia geriátrica Los Ángeles de Caldes d´Estrac (Barcelona), después de que los inspectores de Bienestar Social constratasen en 1998 que el centro estaba sobreocupado y que se dispensaba un trato humillante a los ancianos allí alojados. Algunos de los internos dormían en colchones en el suelo, otros compartían camas individuales, y siete de ellos permanecían hacinados en una habitación bajo llave. La juez ha condenado a María Ángeles A. A. y a Núria C. A. a nueve y seis años de prisión, respectivamente, por seis delitos contra la integridad moral y les ha impuesto una multa de 720 euros por tres faltas de vejaciones injustas, pese a que fueron acusadas de hasta once delitos contra la integridad moral. Además, deberán indemnizar a los afectados con 25. 000 euros.

Que una persona que comete un delito sea condenada es algo que nos debe alegrar, que se tarde OCHO AÑOS en juzgar a alguien a quien se acusa de someter a tratos humillantes a personas en situación frágil que dependen de ella es algo que debería preocuparnos mucho.

¿Qué ha pasado desde 1998 hasta 2006?

Aunque pasó hace ocho años recordamos que en la prensa salió entonces que la Generalitat sancionó a la residencia inhabilitando a la directora por las infracciones administrativas que consideraron cometidas, pero ¿no debería haber actuado la justicia con más rapidez?

¿Cuántas de las personas ingresada en 1998 han podido ver condenada a la persona que, según la sentencia, las sometía a tratos humillantes?

Los casos de maltrato en residencias son algo meramente anecdótico si hablamos estadísticamente pero que suponen un gran sufrimiento para quien los padece y que da mal nombre a todos los responsables de residencias que trabajan con corrección (la casi totalidad). Por eso debería poder exigirse a todos los poderes públicos que, cuando se dé un caso actúen con la rapidez que, en este caso utilizó la generalitat.