04/08/2016

Consejos para un verano saludable y lleno de energía

Nunca está de más reiterar consejos de salud. En este caso, recordamos nuestros lectores, de la mano de Sanitas Mayores, las claves saludables para convertir el verano en una fuente de descanso, energía y bienestar.

Las vacaciones son una fuente de salud y bienestar. Independientemente de si se disfrutan en familia o en pareja, en la playa o en la montaña, es importante seguir una serie de recomendaciones para disfrutar de un verano saludable y lograr aprovechar al máximo los días de descanso.?

Verano en la residenciasEntre otros efectos positivos, las vacaciones contribuyen a disminuir la presión arterial y los niveles de estrés. Además, tener más tiempo de descanso y ocio mejora la calidad de sueño y el estado de ánimo. Para aprovechar estos beneficios conviene neutralizar algunos riesgos de la época estival, como la exposición al sol, las altas temperaturas y los cambios bruscos de rutina.

«No solo se trata de prevenir riesgos sino de sacar el máximo partido a las vacaciones para ganar en salud y bienestar. Hay propiedades muy beneficiosas del verano. Sobre todo, a nivel emocional, los días más largos, con más horas de luz, así como el mayor tiempo para dedicar a actividades de ocio son elementos que contribuyen a un mejor estado de ánimo. La moderación y unas precauciones básicas neutralizarán los riesgos para vivir un verano sin contratiempos que, a su vez, proporcione descanso, energía y bienestar» afirma el doctor Iñaki Ferrando, director de Comunicación Médica de Sanitas.

Protegerse de los efectos nocivos del sol, adecuar la alimentación y la práctica de ejercicio, y mantener unas pautas de descanso son las recomendaciones que ayudarán a disfrutar de un verano saludable. En el caso de las personas mayores, además de las recomendaciones ordinarias para cualquier adulto, debe pensarse en las patologías crónicas asociadas a la edad, vigilar la medicación y, sobre todo, la hidratación, pues con la edad se pierde la sensación de sed.

Como siempre, la mejor recomendación es el sentido común:

  • Disfrutar del sol con responsabilidad. Con la llegada del verano una de las partes del cuerpo que más sufre el calor y los efectos del sol es la piel.
  • Alimentación para combatir el calor. Durante la época estival se debe estar más hidratado que en cualquier época del año. En cuanto a la alimentación, se debe modificar la dieta y cambiar los alimentos calóricos y grasos por los ricos en fibras y agua. «Ingerir de 1,5 a 2 litros de agua diarios; evitar el alcohol; intentar tomar vitamina C, por ejemplo con zanahorias o frutas rojas; sustituir los postres dulces por fruta natural; tomar ensaladas y sandías para saciar la sed; o regular el colesterol con pescado azul» son algunos consejos prácticos que enumera Lina Robles, nutricionista-dietista del Hospital Universitario Sanitas la Zarzuela.
  • Ejercicio al aire libre. La práctica de ejercicio siempre es beneficiosa para el organismo. En verano es más importante que nunca adoptar una serie de medidas y tener en cuenta los factores ambientales de calor, humedad y contaminación. Si se realiza algún tipo de deporte en verano es fundamental prevenir la deshidratación. Para ello hay que reponer líquidos de manera constante con agua y bebidas isotónicas. Otros aspectos importantes son evitar las horas de mayor temperatura, es decir, entre las 12:00 y las 17:00 horas; usar una vestimenta adecuada y utilizar protección solar.
  • Sueño reparador. En verano, en especial durante las vacaciones, se tiende a cambiar los horarios habituales, a trasnochar más de lo habitual, pasar mucho tiempo en la playa o la piscina, o de turismo. Es aconsejable respetar las horas de sueño necesarias y, si es necesario, echar una pequeña siesta de entre 10 y 15 minutos. Practicar algún tipo de actividad física también ayuda a descansar mejor.
  • Sin estrés estacional. «El llamado estrés estacional afecta a los adultos y se origina por los cambios que representa este periodo frente a la rutina y que impiden que se descargue la tensión por los mecanismos habituales» explica la doctora Anna María Cuscó, del Servicio de Psicología del Hospital Sanitas CIMA. Para evitarlo, la Unidad del Viajero del hospital aconseja planificar con tiempo los viajes; desconectar del trabajo de manera efectiva y evitar el uso abusivo de nuevas tecnologías que generan dependencia como la tableta o el smartphone.

Estos consejos ayudarán a que el verano sea una fuente de energía para el resto del año y regresar al domicilio habitual y a las rutinas, ya sea en el domicilio o en la residencia de mayores, descansados y con salud.

Sanitas es la compañía especialista en servicios de salud y bienestar en España. Ofrece a sus clientes productos y servicios adaptados a las necesidades reales de las personas en cada etapa de su vida a través de un modelo integral de salud que incluye: seguros médicos, hospitales y centros multiespecialidad, centros de bienestar, clínicas dentales, otros servicios de salud y servicios de atención a mayores.