25/06/2008

DEUDA DE LAS ADMINISTRACIONES POR SERVICIOS

DEUDA DE LAS ADMINISTRACIONES A LOS PRESTADORES DE SERVICIOS

Cuando alguien se pregunta porqué todas las administraciones, independientemente del color político, tienden a externalizar sus servicios (desde el mantenimiento de farolas hasta la atención domiciliaria), en seguida aparece la respuesta: pueden prestar el mismo servicio por menos dinero contratándolo fuera. Pero, ¿por qué cuesta menos que la atención domiciliaria la preste una empresa que unos empleados municipales?.

Para empezar, como un ayuntamiento no compite con nadie, no tiene motivos para mantenerse "en forma" buscando la forma de reducir costes o mejorar la productividad. Por eso, las administraciones, tradicionalmente son poco firmes a la hora de negociar condiciones laborales de forma que, no sólo acaban ganando más los que trabajan en el sector público sino que sus condiciones son mucho mejores que las de aquéllos que trabajan en puestos análogos de empresas privadas. Incluso a veces no se sabe bien si el servicio se presta de la forma más favorable al usuario o al empleado que lo presta. Esto lleva al final a que muchas administraciones se hayan planteado contratar a empresas para hacer, por menos dinero, aquéllo que a ellos les cuesta tanto. La consecuencia es que empeoran las condiciones laborales respecto a la situación pública pero a cambio, con el mismo dinero se llega más personas.

Por supuesto, es bueno que la administración busque la forma más eficiente de actuar, lo que no es tan bueno es que, una vez externalizada, se "apriete" de tal forma a las prestadoras que acabe pareciendo que esta vía de actuación tiende a la explotación o a la pérdida de calidad.

Esta reflexión viene al cuento de algo que ocurre a menudo y está ocurriendo en la actualidad. En Cataluña, el cambio que supone la aplicación de la Ley de Dependencia hace que algunas residencias no hayan cobrado la parte que corresponde pagar a la administración desde el mes de Enero (esto supone una media de 1.000 Euros/mes por residente). En la Línea de la Concepción (Cádiz), según leemos en Europa Sur, Eulen está considerando dejar el contrato de atención domiciliaria debido a la gran deuda que tiene acumulado el Ayuntamiento por la prestación de ese servicio. En la Comunidad Valenciana ya empieza a ser una costumbre que la patronal AERTE tenga que alzar la voz denunciando el retraso en el pago.

Está bien que las administraciones externalicen e intenten obtener el precio más favorable pero, una vez obtenido, deberían ser escrupulosas en el pago. ¿Se imaginan que un ayuntamiento que presta directamente el servicio dejase de pagar el sueldo a los trabajadores familiares?