17/02/2014

EDAD Y VIDA SE POSICIONA ANTE LA DISCRIMINACIÓN DE MEDICAMENTOS CON MARCA

La Fundación Edad y Vida ha lanzado un comunicado sobre una cuestión que afecta mucho a las personas mayores que viven en residencias de tercera edad:  los medicamentos y el uso de genéricos en vez de medicinas de marca.  Aunque el comunicado se refiere en general a personas polimedicadas, lo cierto es que muchas de ellas son personas ancianas por lo que el comunicado es de especial relevancia en nuestro sector.  Esta es la nota difundida;

La promoción de medicamentos genéricos en ancianos polimedicados El consumo de productos genéricos en España había sido tradicionalmente muy bajo, comparado con el resto de países, manteniendo los productos con marca la mayor cuota de mercado. Como es bien conocido los genéricos aparecen cuando se extinguen las patentes de los productos originales, su molécula es idéntica al original y se comercializan a un precio inferior a las marcas originarias, su principal beneficio.


Ante la anomalía de dicho bajo consumo, para disminuir los costes al sistema, especialmente en época de crisis, la administración pública ha utilizado varios procedimientos de discriminación positiva en favor de la prescripción de los genéricos.


La operación ha sido un éxito. Los genéricos han alcanzado en unidades alrededor de la mitad del consumo  de medicamentos. Ya no son el patito feo.


Por lo tanto desde la Fundación Edad&Vida queremos hacer notar que no es necesario mantener medidas extraordinarias intervencionistas como lo constituye el que se deba prescribir por principio activo y que a igualdad de precio la legislación actual prohíba dispensar la marca , lo que va contra toda lógica, contra la libertad de prescripción de los profesionales y de elección de los pacientes y además no beneficia ni al paciente ni a la administración.


Desde el punto de vista de la investigación se está perjudicando la inversión en nuevos medicamentos, pues la investigación la realizan fundamentalmente las compañías que comercializan productos con marca.

Ya algunas asociaciones de pacientes han manifestado su desacuerdo con esta política. En pacientes polimedicados se produce confusión ante el cambio de formas y colores en los diferentes medicamentos y envases que consume. Lo lógico es que un enfermo pueda proseguir con el consumo de su marca habitual, si ésta tiene el mismo precio que el genérico barato. El provocar confusión en pacientes mayores polimedicados puede afectar a la seguridad y al correcto tratamiento de sus enfermedades.

Extraña persecución a la marca en una economía