09/02/2010

EDAD Y VIDA SE POSICIONA SOBRE EL FUTURO DE LAS PENSIONES

La Fundación Edad & Vida, pone de manifiesto la necesidad de una reforma seria y profunda de los sistemas públicos de pensiones.

 El actual debate generado tras los planes de reforma del sistema de pensiones por parte del Gobierno ha suscitado malestar entre la población española ya que son muchas las incertidumbres de cara a futuras jubilaciones. El retraso en la edad de jubilación es lógico y necesario si tenemos en cuenta la pirámide poblacional, pero el anuncio por parte del Gobierno se ha hecho a destiempo y de forma poco adecuada.

 En este sentido, la Fundación Edad & Vida  pretende concienciar de la necesidad de un compromiso entre entes públicos y privados para contribuir a la mejora del bienestar de la población mayor, ya que se prevé un progresivo aumento de la población. Hoy el 17% de la población española tiene más de 65 años, sin embargo en 2060 ya será el 32% y la población activa representará el 55%. Esto quiere decir que actualmente por cada pensionista hay 4 personas activas y en 2060 habrá 1 pensionista por cada 1,70 personas activas.

 Además, al crecimiento de la población mayor en nuestro país se añade la falta de ahorro de los ciudadanos. Según un estudio realizado por la Fundación Edad & Vida en colaboración con ESADE y patrocinado por VidaCaixa, el 53% de la población afirma no utilizar métodos de ahorro de cara a su jubilación. Así, más de la mitad de los ciudadanos no es consciente todavía de lo importante que es, en la actualidad, el ahorro privado e individual para poder mantener un nivel de vida adecuado a su bienestar.

 De esta manera, la Fundación Edad & Vida recomienda dar apoyo a uno de los grandes logros del Estado del Bienestar: el Sistema Público de Pensiones, con sistemas privados que le den solidez y sostenibilidad económica para el futuro, cuando habrá más pensionistas que cotizantes.

 En este contexto, es importante concienciar a la sociedad de la necesidad de complementar las pensiones públicas con el ahorro privado y para ello desarrollar y promover los instrumentos privados de financiación, como los planes de pensiones y los seguros de vida-ahorro, que complementan a los públicos. Para dotar de credibilidad a la recomendación de diversificación del ahorro, todos los instrumentos de previsión y ahorro finalista y a largo plazo deberían gozar de incentivos fiscales independientemente de la contingencia derivada del envejecimiento que estén cubriendo.

 También es importante el apoyo de las Administraciones Públicas para que ayuden a incentivar el ahorro voluntario individual o a través de la empresa y la necesidad de diversificar entre los diferentes instrumentos de ahorro provisional para la jubilación. Otra de las recomendaciones de la Fundación Edad & Vida es resaltar la importancia de compatibilizar el ahorro en inmueble con otras fórmulas de inversión dineraria que dispongan de especial garantía de solvencia y rentabilidad.

 Además hay que añadir otras aportaciones que requieren un esfuerzo de todos los actores implicados, en referencia a la jubilación, entre las que destacan: la necesidad de un marco legal y fiscal más estable y la mejora en el tratamiento fiscal de los instrumentos de previsión y ahorro; la inversión obligatoria de parte del sueldo en instrumentos de previsión y ahorro para la jubilación; o el incremento del asesoramiento personal de las entidades financieras y aseguradoras en la gestión de la inversión y el ahorro para la jubilación.

En suma, el Gobierno debe asumir su papel, que debe ser el de situar a las personas en las mejores condiciones para hacer frente al futuro de manera digna y no llevarles a una situación de fracaso.