18/02/2013

EL 50% DE LAS PERSONAS MAYORES SON SEXUALMENTE ACTIVAS

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra hoy 14 de febrero, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) quiere hacer hincapié en la importancia de la vida sexual también en las personas mayores; y es que, esta sociedad científica recuerda, que es un gran mito que las personas mayores no tienen deseo sexual.

Sexo y personas mayoresSegún explica el doctor Carlos Verdejo Bravo, geriatra y miembro de la SEGG, "no podemos mantener que las personas mayores no tengan interés por la actividad sexual ni que sean sexualmente inactivos, sino que debemos considerar este aspecto personal de una forma totalmente individual”.

"Tradicionalmente se ha considerado que de la mano del envejecimiento llega el cese de las relaciones sexuales, lo cual no es cierto”, explica el doctor Verdejo Bravo.

De hecho, según los datos aportados el año pasado por la Encuesta Nacional de Salud Sexual realizada a personas mayores de nuestro país (se encuestaron a 1939 personas mayores de 65 años –1.118 mujeres, 821 varones– con una edad media de 74 años), el 62,3 por ciento de los hombres y el 37,4 por ciento de las mujeres eran sexualmente activos (mantenían algún tipo de actividad sexual), encontrando que la inactividad sexual aumentaba con la edad (a partir de los 75 años).

Dicha encuesta también reveló que los factores que más influían en la inactividad sexual fueron el tener peor estado de salud, padecer más de dos enfermedades crónicas, tomar más de dos medicamentos, no tener pareja o que la salud de la pareja sea mala.

Para la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, los datos obtenidos de esta encuesta nacional avalan la información que teníamos acerca de la sexualidad en las personas mayores. Por lo tanto, "no podemos mantener que las personas mayores no tengan interés por la actividad sexual ni que sean sexualmente inactivos, si no que debemos considerar este aspecto personal de una forma totalmente individual”, recuerda Verdejo Bravo.


El cuerpo cambia y las necesidades también

Evidentemente, nuestro organismo cambia conforme nos hacemos mayores y por ello, las relaciones sexuales también cambian, sin que obligatoriamente se pierdan.

Determinados factores individuales como el estado de salud, la capacidad física, el estado mental, el consumo de determinados fármacos, la disponibilidad pareja y el estado de salud de la pareja, van a influir decisivamente sobre el mantenimiento o no de la actividad sexual, así como del tipo de relaciones (coito, masturbaciones, tocamientos, etcétera), informa Verdejo.

Por eso, lo esperado es que con el envejecimiento se modifique el patrón sexual de los mayores, manteniendo otra serie de prácticas más comunes (masturbación, tocamientos) frente al patrón convencional del coito (penetración).´

Más información en la web de la SEGG