03/12/2011

EL FUTURO PASA POR LA ATENCIÓN CENTRADA EN LA PERSONA

La Fundación Caser para la Dependencia, la Fundación Pilares para la Autonomía Personal  y el IMSERSO, han organizado las jornadas internacionales "Innovaciones en residencias para personas en situación de dependencia: Diseño arquitectónico y modelo de atención", que han tenido lugar los pasados 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2011, en el Palacio de Congresos de Madrid.

En el transcurso de las jornadas se abordaron las diferentes soluciones y tendencias internacionales que  en materia de servicios a la dependencia se ofrecen actualmente en las residencias.

Juan Sitges, Director de la Fundación Caser para la Dependencia y Pilar Rodríguez, Presidenta de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal presentaron los objetivos de las jornadas y señalaron que el fin principal es ofrecer un espacio de encuentro y reflexión en el que mostrar una variedad de experiencias nacionales y extranjeras relacionadas con el diseño y los modelos de atención residencial que se están proponiendo como idóneos en el ámbito internacional.

La inauguración corrió a cargo de Isabel María Martínez Lozano, Secretaria General de Política Social y Consumo del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, que destacó la importancia de este tipo de foros "para compartir propuestas y experiencias y entre todos construir el modelo de atención y cuidados que nuestra sociedad necesita”. Destacó los logros de la Ley de Dependencia que beneficia ya a 750.000 personas y señaló la necesidad de evolucionar hacia un modelo de atención personalizada, donde las personas que viven en residencias  sientan que están en su hogar y se preserve su intimidad y autonomía.

Adela Cortina Ors, Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia fue la encargada de la conferencia inaugural que giró en torno al tema Autonomía y Dignidad a lo largo de la vida. Cortina definió la autonomía, según el concepto Kantiano, como la capacidad de darse leyes a uno mismo y explicó que el ser humano tiene dignidad desde que nace hasta que muere y hay que mantener esa dignidad hasta el final. Por ello, defendió la necesidad de "generar entornos en los las personas mayores no se sientan excluidas y no perdamos el gran valor que con su experiencia pueden aportar a la sociedad. Crear entornos que les permitan llevar adelante sus planes de vida hasta el final”.

Avances de diseño arquitectónicos basados en la evidencia científica

En la primera mesa redonda, moderada por Mercedes Pérez Salanova, del Instituto de Envejecimiento de la Universidad Autónoma de Barcelona, se expusieron las experiencias de diversos países europeos.

Mary-Ann Knudstrup, Directora del Proyecto "Alojamientos que generan Bienestar” encargado por el Gobierno de Dinamarca presentó los resultados de una ambiciosa investigación que analiza el modelo que se está desarrollando en los Países escandinavos.  Conclusión fundamental es garantizar el objetivo de crear un tipo de residencia donde  las personas puedan llevar una vida similar a la que llevaban antes. Los centros que generan más bienestar son los se dividen en unidades residenciales formadas, bien  por  apartamentos de 1 ó 2 habitaciones cada uno, bien en unidades de convivencia donde viven 8-12 residentes,  que realizan una vida acorde a sus deseos, aunque disponen de ayuda las 24 horas. Hay zonas comunes, zonas verdes, café, peluquería, etc. "La idea es que sea como una prolongación de su vida anterior que les permita mantener su identidad y, además,  estén integrados en la comunidad”.

Miguel Montero Lange, Sociólogo, Experto en política social y atención a las personas en situación de dependencia en Berlín, explicó el modelo alemán. Señaló que en Alemania hay cuatro generaciones de residencias, que van desde las más tradicionales de los años 60, pasando por las de tipo hospitalario hasta llegar al modelo actual de convivencia familiar. Las residencias se dividen en unidades para Grupos pequeños, en los que el centro es la persona y están atendidas por personal que ofrece un servicio integral. La quinta generación que se está implantando en estos momentos es  romper con la idea de residencia como compartimiento estanco y, manteniendo la distribución en unidades,  ofrecer también servicios para el barrio, para la comunidad, garantizar la vida en sociedad de las personas residentes.

Jeremy Porteus, ex Responsable de Planificación Nacional del Departamento de Salud del Reino Unido afirmó que la mayoría de las personas quieren vivir el mayor tiempo posible en sus hogares. Por ello el primer reto es conseguir que las personas puedan vivir más tiempos en sus propias casas. Para conseguirlo es importante invertir en realizar viviendas más accesibles, hacer mejoras en los hogares para evitar que las personas se tengan que mudar cuando se hagan mayores. Por otra parte, describió el modelo británico de viviendas con servicios, donde se ofrecen atención y cuidados cuando las personas lo necesitan, incuso con importante necesidad de cuidados (extracare housing).

Karen C. Schoeneman, Subdirectora de la División de Nursing Homes de los servicios de Medicare y Medicaid, Departamento de Salud y Servicios a las personas de Estados Unidos habló del Movimiento de Cambio de Cultura en las residencias de su país, cuyo objetivo es conseguir que las residencias se adapten a las necesidades reales de los residentes. "Las  residencias deben ayudar a las personas a vivir como quieren”. El movimiento está consiguiendo cambios que abogan porque se flexibilicen las normas y se permita a los residentes elegir sus horarios, las actividades que quieren realizar en la jornada, sus menús…  En definitiva, hacer que las residencias sean lugares que se adapten a sus habitantes y no viceversa.

Los deseos de la personas mayores y con discapacidad

La segunda mesa redonda se centró en las expectativas sobre el cuidado de las personas en situación de dependencia en España. Cristina Rodríguez-Porrero Miret, Directora del CEAPAT (IMSERSO) basó su exposición en el diseño y la demencia y afirmó que los principios en que ha de basarse dicho diseño son "mínima estimulación negativa, máxima estimulación positiva, familiaridad, continuidad con el hogar y regulación de los accesos”.

José Carlos Bermejo Higuera, Director de la Humanización de la Salud, resaltó la importancia de humanizar el cuidado de los mayores en los centros residentes. Puso como ejemplo el Centro de San Camilo de Madrid al que pertenece. Describió el término humanizar como la suma de "las competencias técnicas, relacionales, emocionales, éticas, espirituales y culturales de los profesionale