30/06/2009

EL GOBIERNO DE CANARIAS CLAUSURA DOS RESIDENCIAS CLANDESTINAS

Resulta sorprendente que en la actualdad todavía puedan existir residencias sin autorización administrativa que tengan que ser cerradas pero, esta noticia que hemos leído en el periódico canario La Opinión nos indica que es así.

Vale la pena leer el artículo  ya que reproduce un estereotipo que afecta al sector de las resdencias privadas.  En primer lugar resulta que existen dos residencias sin autorización administrativa que funcionan en un municipio con total conocimiento por parte de la administración y que incluso habían salido en el periódico anteriormente por una denuncia interpuesta ante el juzgado.  Las residencias son cerradas por la administración despues de un procedimiento que acaba con la publicación de un edicto en un diario oficial.  Esto nos dice que la administración no debió detectar una gran urgencia, si no hubiese decretado un cierre inmediato.

Automáticamente  la oposición pide a la Consejería que haga inspecciones con más frecuencia en los centros de mayores privados del municipio, para "evitar que esta situación se repita y que las familias de las decenas de abuelos alojadas en las residencias del municipio puedan estar tranquilas de que la atención que se presta a sus seres queridos es la más adecuada". Además, señaló el interés del consistorio de crear dos nuevos centros públicos.

O sea, que el problema no es que se toleren centros sin autorización sino que los centros privados no están lo suficientemente inspeccionados. La solución: más inspecciones para los privados y más residencias públicas.

Como siempre, se obvian dos problemas: ¿por qué la administración ha tolerado un solo día que exista una residencia sin permiso ni condiciones? ¿por qué con la Ley de Dependencia, que teoricamente garantiza servicios de calidad para los dependientes, hay personas que ingresan a sus familiares en un centro ilegal?