03/07/2009

EL IMSERSO NO QUIERE RESIDENCIAS DE MÁS DE 100 PLAZAS

El título que hemos econtrado en un artículo publicado en  El Comercio nos ha sorprendido bastante: El Imserso quiere acabar con los centros de más de 100 residentes

 Leyendo el contenido vemos que al periodista se la ha ido un poco la mano.  Se refiere a que, la directora General considera que el modelo español debería tender hacia el nórdico: Es decir, apartamentos con servicios o pequeñas unidades de convivencia para personas con deterioro cognitivo.

Pilar Rodríguez, considera que las residencias españolas «no responden a los deseos de las personas», sino que son lugares a los que se acude «cuando no hay otro remedio», sin que sean «centros deseados». Por eso ha decidido crear un comité de expertos que estudie el tema y presente propuestas.

Cuando, en verano de 1997 Inforesidencias.com junto con AMRTE organizó un viaje a Suecia para conocer su modelo asistencial a mayores descubrimos un país en el que los servicios sociales  tiene una tradición casi centenaria por lo que los sistemas de atención han sufrido sucesivas reformas hasta llegar en nuestros días a unas residencias formadas por grupos de ocho o diez mini-apartamentos (entre 20 y 40m2) de uso individual situados alrededor de un espacio común de unos 70 m2 en el que los residentes del grupo pasan parte del día.  En ese espacio suele haber una cocina de tipo americano en la que las auxiliares preparan parte de la comida (las mismas auxiliares que cuidan, limpian y hacen las habitaciones).  Cada uno de esos módulos son atendidos por dos auxiliares en turno de mañana, una en turno de tarde.  Por la noche se queda una auxiliar para cada dos o tres módulos.  Además de las auxiliares hay enfermeras contratadas, personal de dirección y mantenimiento. ¿Médicos, psicólogos, terapeutas ocupacionales..? “Durante los años 70 y parte de los 80 teníamos mucho personal especializado pero después nos dimos cuenta de que una residencia debe ser lo más parecido a un hogar y no a un hospital por lo que el personal sanitario y el especializado sólo viene cuando se les necesita, igual que pasa cuando una persona mayor vive en su casa”, estas palabras del director quedaron en nuestra memoria.  El precio de las residencias nos lo comentó un representante de una empresa que se dedica a gestionar centros públicos:  entre 100 y 130€/dia.

Volviendo al IMSERSO, la voluntad de la Directora General de reorientar el modelo de residencias se va a enfrentar a serias dificultades.  Para empezar, la capacidad del gobierno para influenciar los requisitos de las residencias es mínimo.  Lo hemos podido comprobar leyendo los difusos requisitos comunes de acreditación aprobados a finales del año pasado.  Por otro lado, en España en los últimos años han proliferado muchas residencias propiedad de empresarios, entidades y administraciones con más de 100 camas.

De hecho, recientemente ha celebrado su primer aniversario la última residencia que ha construido el Imserso en el único territorio de España en el que tiene competencias para hacerlo, Ceuta y Melilla.  Si hacemos caso a la noticia que difundió en febrero el periódico El Faro la residencia tiene 200 plazas para residentes, ocho para enfermería, siete para estancias temporales y 30 para centro de día.  Más curioso aún es que en la noticia mencionada se dice que La Directora Territorial de IMSERSO, Francisca Coll, mostró su satisfacción con la evolución del centro a lo largo del primer año de vida y señaló que una residencia así era “impensable hace 4 o 5 años”.  Quizás, cuando se conozcan los resultados del comité de expertos, vuelva a ser "impsensable".