19/10/2012

EL NÚMERO DE DEPENDIENTES CON COBERTURA SIGUE BAJANDO

La Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales han vuelto a difundir su opinión sobre lo que, a su entender,  es un desmantelamiento del sistema de atención a la dependencia.

Informe sobre servicios sociales en EspañaEl hecho de que, según los últimos datos del SISAAD (Sistema de información del sistema de Dependencia) en un mes haya bajado el número de beneficiarios en cas 5.000 merece la siguiente opinión por parte de la Asociación:

Por segunda vez, el retroceso es notorio con respecto al mes anterior, todos los datos son negativos: menos solicitudes, menos dictámenes, reducción de grandes dependientes, menos personas con derecho, menos beneficiarios… eso significa  99.333 pendientes de valoración, 237.885 en el “limbo de la dependencia”, 4.676 beneficiarios menos, 476 plazas residenciales menos y 1534 usuarios de ayuda a domicilio menos, de lo que se deduce un recorte en este mes de casi 4 millones de € y el despido de unos 700 trabajadores. Es obvio que el Sistema se destruye por inanición.


Los efectos de los recortes del Gobierno en la Ley de Dependencia se hacen visibles en los datos oficiales por segundo mes consecutivo en la información estadística del Sistema de Atención a la Dependencia. Seguramente lo que ha ocurrido es que estos beneficiarios han fallecido y ni siquiera de ha destinado el ahorro que eso supone para dar esa prestación o servicio a una de las 237.885 personas que se encuentran en el “limbo de la dependencia”, esto es personas a las que se les ha reconocido el derecho pero no se les ha dado ninguna prestación o servicio que le corresponde. Esto indica que ni siquiera se mantiene la tasa de reposición, es decir se atiende a los que están en el Sistema (recortando las prestaciones, reduciendo horas de servicio, y aumentando el copago) pero los que están en la lista de espera o los que pudieran venir no se les garantiza el derecho. Es similar a que se tomase la decisión en un hospital de atender a los que están ingresados pero conforme vaya habiendo altas o defunciones, la cama ocupada que queda libre se cierra y no se le atiende a alguien que está en urgencias o en su casa esperando una intervención susceptible de ser ingresado.


Por otra parte, hay 3.450 grandes dependientes menos que el mes anterior. Se están forzando las valoraciones y revaloraciones para que den un menor grado de dependencia y por tanto reducir el coste ¿ O se está dejando de atender a quienes más lo necesitan? El único dato positivo es que la lista de espera baja en 1.212 personas, pero es un espejismo estadístico ya que la tasa de reposición no se mantiene, o han sido incluidos en el sistema adquiriendo la plaza o prestación de un beneficiario que falleció o probablemente fallecieron en ese mes sin haber sido atendidos por el Sistema de la Dependencia. En cualquier caso, los dos años y medio de plazo que las CCAA pueden aplicar después del Real decreto de 15 de Julio hará que decenas de miles de personas con derecho mueran sin ser atendidas. De lo que se deduce que los fallecimientos financian el déficit del Estado.


El impacto sobre el empleo de estos indicadores se traduce en una pérdida de cerca de 700 puestos de trabajo en este mes. Y un recorte equivalente a unos 4 millones de Euros.


El destrozo total del sistema se vislumbra tan evidente que solo caben dos valoraciones posibles: o continua una demolición cruel y calculada de la Ley de dependencia o bien se está cometido una torpeza de tal calibre que exigiría la dimisión de más de un responsable ministerial.