25/03/2014

EL PAPEL DE LA INSPECCIÓN EN RESIDENCIAS PARA PERSONAS MAYORES

Durante las VIII Jornadas Catalanas interdisciplinarias de residencias, celebradas en Barcelona los días 21 y 22 de marzo de 2014 Josep de Martí participó en una mesa en la que se trataban cuestiones relacionadas con la normativa impartiendo una conferencia titulada "Normativa centradas en la persona o en el inspector".

Josep de Martí en las Jornadas Interdisciplinarias de Residencias Geriátricas

Las Jornadas, organizadas por ocho colegios profesionales y con la asistencia de más de 300 personas se han convertido en los  últimos años en un punto de referencia del sector geroasistencial.

 

Al principio de su intervención, de Martí dijo que en las anteriores jornadas, una de las ponentes, al exponer el modelo de atención que aplicaban en su residencia "centrado en la persona (ACP)" había dicho que, en algunos aspectos, aplicar los principios de la ACP podía suponer incumplir alguna normativa pero que los inspectores, cuando lo veían, hacían "la vista gorda".  Esa frase llamó la atención de Josep de Martí, que durante casi diez años tabajó en una inspección de servicios sociales, por lo que, durante su ponencia insistió en la necesidad de que el camino hacia la atención centrada en la persona no dependa de que a un inspector determinado pueda o no gustarle o que la inspección esté dispuesta o no a hacer la vista gorda.  Para ello, basándose en que actualmente la normativa y la inspección de centros se fundamenta en una clara desconfianza hacia los prestadores de servicios, propuso un cambio de mentalidad por parte de los prestadores, los profesionales, los propios residentes y sus familiares, que conlleve un cambio de normativa y acabe con una nueva forma de inspeccionar.

 

En el turno de preguntas, de Martí abogó porque las actas de inspecciónse publicasen en internet de forma que todos los ciudadanos pudieran conocer las actuaciones y las residencias pudieran saber si son inspeccionadas con la misma intensidad y criterios que su competencia.

 

Coincidiendo en el tiempo, la asociación de directores ASCAD ha vuelto a difundir su posicionamiento sobre cómo debería ser la inspección de servicios sociales, un posicionamiento que se centra en lo siguientes puntos:

 

 

 1: Función didáctica de la política de la inspección de  serveis socials: Se propone un cambio de paradigma en el que se pasa de una acción policial altamente subjetiva a una acción formativa y objetivable por parte de Benestar Social en general y el Servei d´Inspecció en particular. La propia plantilla es un instrumento-guía para el centro para su propio control de calidad interno de forma periódica, comparativa, continua y sistematizada. (Autoevaluación por los propios centros: self evaluation, self-test) 

2: Homogeneización y objetivización de los criterios y de la acción inspectora: Ambas cosas se acotan con la sistematización de plantillas para los procedimientos de inspección con la introducción del check-list con respuestas binarias. 

3: Acotación del tiempo de la inspección ordinaria a 2h. Es más que suficiente. 

4: Aviso previo y presencia duante la inspección de la dirección-geréncia del establecimiento. 

5: Comisión de seguimiento de los objetivos de inspección: Instaurar un protocolo de relación con las direcciones y/o representaciones de los centros para elaboración de planes y objetivos sectoriales de inspección, seguimiento de actas y recoger las impresiones del sector. Esta relación debería hacerse mediante la creación de una comisión específica con los representantes de organizaciones del colectivo así como con la aportación de directores escogidos al azar. 

6: Transparecia y corresponsabilidad: Ante la propuesta de introducir nuevos criterios es imprescindible y necesaria la participación del sector en la elaboración de los mismos (plantillas, modificaciones del check-list, otras propuestas de procedimientos como registros, protocolos ó similares) para que desde las propias asociaciones pueda promocionarse la corresponsabilidad como fórmula para crear una complicidad de superación progresiva y global. (analogía a las formaciones continuadas ) 

7: Encuesta sectorial de participación: Ante la pregunta de "¿quien controla al controlador?”, las sociedades modernas, participativas y democráticas hace tiempo que han introducido en sus sistemas de control la creación y puesta en marcha de encuestas anónimas de satisfacción de los usuarios, en este caso al Servei d´Inspecció dirigido a los directores de los centros como ejemplo de consideración y madurez de la sociedad civil en general y a este sector en particular. 

8: Competencia: Por principio de garantia obvio, la instrucción y propuesta de sanción no puede ser llevada a cabo por el mismo departamento que previamente ha levantado el acta de inspección. No se puede ser juez y parte. 

 

La asociación ASCAD ya escribió a los presidentes de los grupos parlamentarios el pasado mes de Enero pidiéndoles que promovieses entre un análisis detallado sobre el sistema de inspección de Servicios Sociales.

 

Ahora sólo hay que esperar a ver qué pasa.