01/10/2003

EL SECTOR CRECE UN 11% DURANTE 2003

El crecimiento del sector está siendo capitalizado en su mayor parte por los operadores de más reciente creación, con vocación nacional y un fuerte respaldo financiero

EL MERCADO DE RESIDENCIAS PARA LA TERCERA EDAD PODRÍA CERRAR 2003 CON UNA CIFRA DE 1.750 MILLONES DE EUROS, UN 11% MÁS

Madrid, a 2 de septiembre de 2003-. El actual déficit de la oferta, el avance en el proceso de envejecimiento de la población y la evolución de los hábitos de vida de las familias dotan al sector de residencias privadas para la tercera edad de un elevado potencial de desarrollo para los próximos años. Se espera que el volumen de negocio total de las empresas dedicadas a esta actividad cierre el ejercicio 2003 con una cifra de 1.750 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 11,1% en relación con 2002.

Evolución del mercado y la dotación de plazas


Desde mediados de los noventa el sector de residencias para la tercera edad vive un período de intenso dinamismo, que se ha traducido en una aceleración en el ritmo de crecimiento del volumen de negocio, hasta alcanzar tasas anuales por encima del 10%.


En el ejercicio 2002 las residencias privadas para la tercera edad generaron un volumen de negocio de 1.575 millones de euros, obteniendo un incremento del 10,2% respecto al año anterior.


El número de residencias privadas en funcionamiento alcanzó los 3.370 centros, un 3,7% más que la cifra contabilizada en 2001 (3.250), mientras que la dotación de plazas creció un 6,8%, hasta situarse en 169.120.


Los principales impulsores del crecimiento en la dotación de plazas han sido los grandes grupos de ámbito nacional ya existentes y los nuevos entrantes. El tamaño medio por centro residencial geriátrico, cifrado actualmente en 50 plazas, tiende a aumentar.


Destaca el impulso de las plazas privadas de financiación pública gracias a los planes desarrollados por las principales Comunidades Autónomas en esta área. En 2002 las 35.000 plazas concertadas en residencias geriátricas privadas representaban el 20,7% del total de plazas privadas.


Castilla y León, con 5,7 plazas por cada 100 mayores de 65 años, figura con diferencia como la región con una mayor dotación en residencias para la tercera edad, seguida de Aragón (5 plazas) y Navarra y La Rioja (4,8 plazas).

Estructura de la oferta


La estructura de la oferta de residencias privadas para la tercera edad sigue presentando un elevado grado de atomización, al predominar las empresas que gestionan uno o dos centros de reducida di-mensión y limitan su actuación a un ámbito meramente local.


La dimensión media por centro (50 plazas actualmente), mantiene una tendencia al alza, como consecuencia de la puesta en funcionamiento de nuevas residencias con una dimensión sensiblemente superior a la media del sector.


A este respecto, el sector está viviendo una intensa etapa de movimientos empresariales, caracterizada por la progresiva consolidación de grandes cadenas capaces de gestionar miles de plazas y con una influencia nacional, fenómeno más palpable en los principales núcleos urbanos españoles y en las Comunidades con mayor poder adquisitivo.


A mediados de 2003 la oferta ascendía a 171.026 plazas, aglutinando de forma conjunta las Comunidades de Cataluña, Madrid, Castilla y León y Andalucía más del 82% del total.

Previsiones


El actual déficit de la oferta, el avance en el proceso de envejecimiento de la población y la evolución de los hábitos de vida de las familias dotan al sector de residencias privadas para la tercera edad de un elevado potencial de desarrollo para los próximos años.


Los grandes grupos gestores, que están poniendo en marcha ambiciosos planes de apertura de nuevos centros, respaldados por entidades financieras, aseguradoras e inmobiliarias, liderarán el dinamismo del sector.


El impulso de la iniciativa privada en el territorio nacional será desigual, ya que las principales cadenas están optando mayoritariamente por aquellas regiones donde es más alto el poder adquisitivo de los mayores o por determinados núcleos urbanos con una masa de población elevada.


En este contexto, se producirá un aumento generalizado de la intensidad competitiva, que tendrá su reflejo tanto en los ingresos (tensiones sobre los precios) como en los costes (aumento de los gastos de personal).


Se espera que el mercado de residencias privadas para la tercera edad cierre el ejercicio 2003 con una cifra de 1.750 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 11,1% en relación con 2002.


Para el bienio siguiente, los crecimientos previstos son del 10,3% en 2004 y 9,8% en 2005. El mercado podría alcanzar en este último año los 2.120 millones de euros.

Fuente: Estudio Sectores de DBK: "Residencias Para la Tercera Edad”
Para más información: DBK, S.A.