03/01/2006

EN ITALIA MUCHOS BAMBINI Y POCOS ANZIANI

MIRANDO AL EXTERIOR: POCOS "BAMBINI" Y MUCHOS "ANZIANI" EN ITALIA

 

Italia es uno de los países más viejos del mundo. Pero no por sus edificios antiguos ni por sus anteriores culturas, sino por el número de ancianos que allí habitan.

En ningún otro país aumenta tan rápido la cifra de personas de la tercera edad como en el "bel paese": si la tendencia actual no cambia, en 2050 uno de cada dos italianos tendrá más de 60 años, se dijo hace algunos años a partir de un amplio estudio.

"Récord mundial", se dijo entonces. Y si bien Italia siempre ha sido considerado un país donde las familias numerosas viven felices, hace ya mucho que el fenómeno del aislamiento se ha convertido en un problema. "Sobre todo en las ciudades grandes muchos jubilados viven solos", dice una periodista romana.

En cambio, en los pueblos del sur los "anziani" continúan integrados en las familias y en la sociedad. En ellos se ven a menudo las ganas de vivir, reflejadas en sus curtidas caras cuando se sientan en la calle en sus sillas de madera y conversan animadamente con los conocidos y parientes que pasan por allí.

Los hombres juegan a las cartas en la plaza del pueblo, las mujeres cocinan para los nietos y bisnietos... Una parte de la Italia tradicional todavía sobrevive.

Un estudio del sindicato CISL revela las diferencias norte-sur también en relación con los ancianos. Así, los pensionistas de las regiones industriales de Piamonte y Lombardía se sienten "desamparados", mientras que en las zonas rurales de Apulia y Las Marcas la cifra de jubilados que viven solos es la más baja del país.

Las residencias geriátricas no son muy comunes en este país bañado por el Mediterráneo. La pensión por el trabajo de toda una vida suele ser demasiado escasa y si la familia le deja a uno en la estacada, acaba completamente arruinado.

Excluir a los abuelos de la sociedad "es como negar el pasado, donde se hallan las raíces del presente, y todo ello en nombre de una modernidad sin conciencia", escribió el Papa Juan Pablo II en 1999 en su "Carta a los ancianos".

Desde hace poco tiempo, cada 2 de octubre se celebra en Italia el "Día de los abuelos". Mediante esta iniciativa, que se introdujo a través de una resolución parlamentaria, se pretende "dignificar la función tan importante que desempeñan los abuelos en la familia y en la sociedad".

Para muchos, ser "nonni" (abuelos) es una auténtica tarea. Al contrario que en otros países, como por ejemplo en Alemania, en Italia es normal dejar a los niños con la abuela y el abuelo de camino al trabajo.

"No me supone ningún problema. Eso me permite combinar familia y trabajo", explica una madre joven. "Con lo que cuestan ahora las viviendas, hoy en día marido y mujer tienen que ponerse a trabajar."

Quizás resida aquí el motivo de este rapidísimo envejecimiento de Italia: en tanto que la esperanza de vida aumenta (en los hombres ronda casi los 76 años y en las mujeres los 81,7), cada vez vienen menos niños al mundo. La media es de 1,5 hijos por mujer.

Aparecido en El Mercurion On Line