31/08/2009

ENFERMEDAD MENTAL EN RESIDENCIAS

¿Qué perfil deben tener las personas que ingresan en una residencia geriátrica? ¿Dónde está el límite de la atención?  Estas son preguntas que se planean a menudo cuando se trata sobre los brumosos límites que separan la atención social en una residencia de la sanitaria.

Una noticia recientemente aparecida en el Diario Vasco contextualiza este debate en un terreno muy concreto: la salud mental.

«En los centros gerontológicos no se sabe lo que es la enfermedad mental. Se desconoce como abordarla» reconoce Borja Inza, terapeuta ocupacional del Servicio de Psiquiatría del Hospital Donostia y consultor de Fundación Matía e Ingema. «Los enfermos mentales crónicos son usuarios con un perfil muy diferente del que estamos acostumbrados a tratar y, a día de hoy, no estamos preparados para acogerles».