26/04/2006

ESPAÑA, POR DEBAJO DEL GASTO MEDIO EUROPEO EN DEPENDENCIA

Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid, ganador del Premio Edad&Vida 2004 España está por debajo de la media de los países de la OCDE en el gasto de cuidados para la dependencia

§ Con un 0,6%, está muy por debajo de la media de los países de la OCDE en gasto total para cuidados de dependencia, que se encuentra en el 1,25 %

§ La concesión de incentivos fiscales es imprescindible para la sostenibilidad económica del nuevo modelo de atención a la dependencia § Sólo reciben apoyo un 7% de los mayores dependientes que necesitan cuidados de larga duración

A nivel internacional, España está todavía muy por debajo de la media de los países de la OCDE en gasto total para cuidados de dependencia, el 0,6% en España contra el 1,25% de OCDE. Estos datos se desprenden del estudio ganador del Premio de Edad&Vida 2004, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, y que tiene por título "Las personas mayores en situación de dependencia. Propuesta de un modelo protector mixto y estimación del coste de aseguramiento en España”. Según se observa en este estudio todos los países ofrecen prestaciones de ayuda a domicilio y residenciales, aunque existen amplias diferencias entre ellos. También, en todos los casos, la persona dependiente recibe ayudas adicionales, como aparatos técnicos auxiliares, ayudas para la modificación del hogar e incentivos fiscales.

El estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid es una aportación innovadora en torno a los servicios de atención a los mayores en situación de dependencia, su cobertura y financiación. Tiene tres puntos especialmente novedosos: una comparativa internacional de distintos modelos de atención a la dependencia, la estimación del gasto en dependencia en España por Comunidades Autónomas y el análisis de diferentes instrumentos privados de financiación que deberían incentivarse fiscalmente para promover su desarrollo, mejorando la capacidad financiera de los mayores y contribuyendo a una mayor sostenibilidad del sistema.

En todos los países, la cobertura de la dependencia se financia con una combinación de ingresos públicos (impuestos/cotizaciones) y privados (ahorros/seguros), puesto que los elevados costes del sistema no pueden ser asumidos en exclusiva con recursos públicos o privados. Sin embargo, existe un claro predominio de la financiación pública, que representa una media del 80% del gasto total en dependencia. El equipo investigador propone un modelo protector mixto, que incrementará las ayudas para las personas en situación de dependencia, y estima el coste que supondrá esta medida en España. En este sentido, en España actualmente la oferta de servicios sociales para personas mayores dependientes es insuficiente, sólo reciben apoyo un 7% de los ancianos que necesitan cuidados de larga duración. La cobertura de estos servicios es predominantemente pública en ayuda a domicilio y teleasistencia, y privada en centros de día y residencias.

El gasto en servicios sociales para personas mayores dependientes asciende a más de 2.600 millones de euros, unos 4.700 euros por usuario mayor de 65 años. Las comunidades autónomas con mayor gasto por persona dependiente son Cataluña, Canarias y País Vasco. Por otro lado, Castilla y León, que es la región más envejecida, es la que realiza un esfuerzo mayor en servicios sociales. Incentivación fiscal de los instrumentos privados de financiación Según este estudio, incentivar fiscalmente los instrumentos privados de financiación, que complementarán la financiación pública, será imprescindible para la sostenibilidad económica del nuevo modelo de atención a la dependencia, según este estudio. Para ello, el grupo de investigadores que ha realizado este estudio propone un nuevo modelo de atención a los mayores en situación de dependencia articulado en tres niveles de protección social. El primero sería el asistencial, financiado con cargo a Presupuestos Generales del Estado, el segundo contributivo obligatorio, exigiendo un pago obligatorio a todo residente y aportaciones del usuario en el momento de percibir las prestaciones en función de su capacidad económica y contributivo voluntario, con aportaciones adicionales incentivadas fiscalmente para ampliar la cobertura básica.

En el modelo de financiación propuesto en esta investigación se establece un tercer nivel articulado a través de un seguro de dependencia privado, contributivo y voluntario, que fomenta la competencia por el lado de la oferta de servicios en lo referente a la cantidad y calidad de las prestaciones por dependencia que no se consideran básicas

Propuesta de sistema de financiación

NIVEL FUENTE DE FINANCIACIÓN ACCESO A LA PRESTACIÓN COBERTURA DE LA PRESTACIÓN
Asistencial Presupuestos generales del estado

Residente mayor de 25 -30 y carecer de recursos (renta y patrimonio)

Bono-cheque o prestación en especie por la totalidad
Controbutivo obligatorio Pagos individuales (impuesto prima) Residente mayor de 25 -30 años sin límite de edad Bono-cheque o prestación en especie en función del nivel de dependencia más aportaciones individuales en función de la capacidad económica (copago)
Contributivo voluntario Pagos individuales ( prima) Residente mayor de 25 -30 años sin límite de edad Bono-cheque complementario a la cobertura obligatoria

Resumen de los incentivos fiscales propuestos