26/02/2006

ESTADOS UNIDOS: RESIDENCIAS PARA MILLONARIOS

EN ESTADOS UNIDOS: RESIDENCIAS PARA MILLONARIOS "CONCLASE"

 

Navegando por internet hemos encontrado en una web mexicana, El Universal On line, esta noticia que quizás nos indique hacia dónde puede dirigirse una pequeña fracción del sector asistencial a personas mayores.

En Palo Alto, California, cerca de la Universidad de Stanford, existe una comunidad donde los residentes desayunan en grupo en cualquiera de los tres restaurantes del complejo habitacional, comentando las noticias de los diarios internacionales. Proceden a practicar algún deporte, que va desde largas caminatas por los jardines hasta intensos partidos de tenis o clases de pilates. A continuación, toman alguno de los seminarios que la universidad brinda especialmente para ellos en el campus.
Comen comida internacional elaborada por chefs y nutriólogos en conjunto que garantizan sabor y salud. Se retiran a sus habitaciones para estudiar, descansar y prepararse para el coctel diario que se ofrece antes de la cena. Los únicos requisitos para llevar este modo de vida idílico es tener más de 55 años y el dinero suficiente para pagar la membresía.

Se trata de las nuevas comunidades para adultos mayores que están proliferando en Estados Unidos: conjuntos residenciales destinados a ejecutivos de alto nivel ya retirados, profesores universitarios o ex funcionarios públicos que no quieren ocupar una enorme casa, solos o en pareja, pero al mismo tiempo pretenden conservar el estilo de vida que han llevado siempre.

Lo que ellos pretenden es tener una vejez tranquila, sin preocuparse por cuestiones prácticas como el mantenimiento de una casa, atención médica o la soledad. Muchos de ellos acuden a estas lujosas comunidades de retiro en busca de la compañía de personas de su edad con su misma vitalidad e intereses.

La empresa Classic Residence by Hyatt está levantando varios complejos como el de Palo Alto, que les pertenece, a lo largo de la Unión Americana. Los proveen con servicios similares a los de hoteles de cinco estrellas en una atmósfera hogareña.

Según admite su presidente, Randal Richardson, el nicho de adultos mayores que buscan instalaciones de lujo para vivir aumenta a pasos agigantados.

Los más atractivos

Pebble Creek, en Arizona, es una de las comunidades para jubilados con más opciones en el ámbito deportivo. Se encuentra a unos 30 kilómetros de Phoenix, la ciudad más cercana, y cuenta con alberca de medidas olímpicas, canchas de tenis y campo de golf.

Posee un salón de juegos con mesas de billar, tableros de ajedrez, damas y mesas para diversos juegos de cartas. Tiene una enorme área con jardines en los que se imparten clases de yoga y tai chi; muchos de sus habitantes corren alrededor todas las mañanas. Tiene también un teatro con instalaciones de alto nivel tecnológico donde se imparten clases de actuación y danza, se organizan funciones con los participantes o se acude a presentaciones profesionales.

Las membresías varían entre 350 y 600 mil dólares.

Valencia Shores, en Lake Worth, Florida, cuenta con unas 600 residencias (pequeñas casas) para adultos independientes. El estilo mediterráneo de su arquitectura (techos altísimos, enormes salones con columnas, ventanales con vista que quita el aliento) lo hicieron tan popular que para este momento, todas las casas están vendidas.

A lo largo de la propiedad los arquitectos de paisaje se encargaron de crear varios lagos artificiales, con lo que obtienen un efecto estético y una refrescante brisa hacia las casas. Por supuesto, cuenta con actividades deportivas y recreativas, además de un impresionante centro de negocios con todas las comodidades y adelantos tecnológicos para que los que continúan activos en el ámbito profesional, trabajen desde su hogar.

La membresía cuesta entre 300 y 600 mil dólares.

The Gatesworth, en San Luis Missouri, es una comunidad básicamente ocupada por ex profesores de la universidad local. Posee un auditorio con más de 100 butacas en el que se proyectan películas (de arte o comerciales), por lo menos una vez al día y funciones de teatro una vez a la semana. Los residentes tienen derecho a usar una de las 10 limusinas de la comunidad para trasladarse fuera de ella y entre los servicios que brindan hay personas que pasean a los perros, hacen las compras o lavan los autos, sin contar con que algunos residentes tienen un mayordomo particular.

Además, se organizan viajes a todas partes del mundo para quienes decidan hacerlo en grupo.

Las cuotas se encuentran entre las más baratas de las residencias de lujo: van de los mil 300 a los 8 mil dólares mensuales.

Para aquellos con gustos más urbanos, este año se abrirá la torre Clare at Water, en Chicago, un complejo con 251 apartamentos con todos los servicios de hotelería de primer nivel, además de centro de negocios, gimnasio, albercas, terraza en el techo con opción a salón de fiestas, sala de conciertos dentro de la torre y transporte disponible las 24 horas del día para visitar cualquiera de los puntos de interés de la ciudad.

Se trata de un edificio inteligente con todas las comodidades que ofrece la alta tecnología y un vista impresionante de la ciudad. Estará terminada en el verano y las ventas ya comenzaron: los departamentos (más lo servicios) cuestan entre 500 mil y un millón de dólares.

Para aquellos que pueden costearlas, las opciones para tener una residencia cómoda, funcional, divertida o profesionalmente productiva, son cada vez más deseables. La vejez ya no es una etapa incierta de la vida donde el abandono o la inactividad pudieran ser las perspectivas.