11/07/2016

Estudio sobre los lugares de residencia de las personas con alzhéimer

Nos ha llamado la atención y nos parece de gran interés la información que aporta un estudio realizado por el Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (IDIAP Jordi Gol) acerca de dónde y con quien residen las personas que padecen alzhéimer realizado por el investigador Jordi Espinàs.

Dónde viven las personas con AlzheimerEl estudio se ha realizado en las áreas básicas de salud de Santa Eugenia de Berga y de Artés (poblaciones de ámbito rural de Barcelona), en las que se ha analizado el perfil de pacientes con alzhéimer en una población total de 26 852 habitantes. Los datos recogidos señalan que en estos dos núcleos residen 191 pacientes con esta enfermedad de los cuales, un 15,71 % vive solos, un 59,16 % acompañado y un 25,13 % en residencias geriátricas.

Las personas con alzhéimer que viven solos tienen una media de 86 años de edad, los que viven acompañados 82,5 años y los que viven en residencias de tercera edad 84,19 años. Un datos muy significativo es que son en su mayoría mujeres, en un 90 %, y que un 23 % tiene demencia leve y un 73 % moderada.

Entre los pacientes que viven solos, un 56,7 % acuden a un centro de día, mientras que entre los que viven acompañados solo acuden un 28,3 %.

Con respecto a la medicación, entre las personas con la enfermedad que viven solas solo un 20 % tomamedicación específica, porcentaje que se eleva al 31,3 % en el caso de los ingresados en una residencia para mayores, y al 48,7 % de los que viven acompañados.Como dato curioso, a quienes viven solos se les recetan menos ansiolíticos y antidepresivos, pero más benzodiazepinas.

Con respecto al uso de pañales para la incontinencia, quienes viven solos son quienes menos los utilizan, un 40 %, mientras que sube a 42,5 % de los que viven acompañados y al 85,4 % entre viven en una residencia.

Los datos son importantes pues de su análisis se podrán desprender valiosas conclusiones, como el grado de dependencia con el que las personas ingresas en las residencias geriátricas, la necesidad de apoyo en los domicilios o la planificación en recursos humanos y económicos ante el creciente envejecimiento de la población en general.