12/06/2006

FALTAN PROFESIONALES PARA ATENDER LA DEPENDENCIA

Bajo la atenta mirada del sector los empresarios advirtieron al gobierno de Zapatero sobre la falta de profesionales para prestar los servicios relacionados con la atención a la dependencia, ya sea en el ámbito público o privado. Esta perspectiva nos lleva a considerar la gran importancia de la formación y de la generación de currículums de formación bien establecidos y encaminados a potenciar la inserción laboral desde el ámbito de la capacitación y la competencia profesionales.

En algunas comunidades autónomas se trabaja desde la perspectiva de definir los perfiles formativos y de capacitación de las profesiones de la dependencia. ¿Como se definirán y acreditarán los servicios que deberán prestar los asistentes personales?, ¿Qué perfil será valido en los familiares que desarrollen servicios? ¿Qué criterios servirán para acreditar los servicios de calidad?

Ante estos interrogantes el sector se pregunta sobre el incremento de presupuestos necesario para dar una respuesta de calidad a les crecientes necesidades del sector.

La falta de profesionales se ve agravada por la falta de reconocimiento social de las profesiones dedicadas a la atención de los mayores, así como por una dotación económica insuficiente en referencia a los precios de concertación de plazas .

Estos y otros retos deben ser trabajados y dotados económicamente por el Gobierno para una correcta aplicación de la nueva Ley que se promulgue relacionada con la atención en residencias y unidades de estancia diurna en España.

Estamos ante el reto, no de definir un modelo de atención a la dependencia, sinó ante la diatriba de hacerlo posible. Para que la ley de dependencia sea efectiva será necesario dotarla de una financiación suficiente que permita el desarrollo de una buena ley que de no se así volverá a quedar arrinconada en el fondo del cajón de las promesas