24/08/2015

Hacer cine es cosa de personas mayores

Hacer cine es cosa de mayores 

 

Yoji YamadaLas bellas artes se pueden cultivar durante toda la vida y no solo como afición, sino como profesión. El cine no lo es menos, pensar que es cosa de jóvenes talentos es un error, pues grandes talentos veteranos siguen ofreciendo sus trabajos, algunos obras maestras cuando han superado los setenta años de edad.  

 

Alain Resnais falleció en marzo de 2014 tras estrenar su último largometraje en la Berlinale Amar, beber y cantar, tenía 91 años..

 

El gran veterano, el portugués, Manoel de Oliveira falleció el 2 de abril de este año a los 106, tras una larga y prestigiosa carrera llena de premios que culminó en 2014 con la película velho do Restelo. 

 

Por su parte, Andrej Wajda, el magnífico realizador polaco, decano del cine europeo con 89 años declara: «Seguiré filmando. ¿A qué me dedicaría yo jubilado? Lo único que sé hacer es cine, que en mi caso es a la vez trabajo y descanso».  

 

No es un caso único, un activo grupo de cineastas internacionales, todos en la tercera, e incluso cuarta edad, sigue ofreciendo sus trabajos. Como muestra, damos una serie de nombres que forman parte de nuestra educación cinematográfica y a los que hay que agradecer grandes ratos con sus historias. 

  •  

Cineastas de la tercera edad 

Ricki and the flash de Jonathan Demme, que ya es un «joven» de 71 años en este grupo.  

 

El gran Clint Eastwood, actor, director, productor, guionista y músico, sigue con una carrera espléndida de actor y realizador a sus 85 años, ganando premios, conmoviendo a los espectadores e incluso siendo alcalde de su pueblo. Su última película, El francotirador, es de este mismo año. 

 

También hace poco se estrenó Shes Funny That Way, de Peter Bogdanovich, que a sus 76 años comenta: «Cuando empecé a hacer cine, la mayor parte de los genios de la gran época seguía en activo. Yo le preguntaba mucho a John Ford. Aquellas enseñanzas no se han engrandecido con las nuevas generaciones, sino que se han diluido», confesó el estadounidense al presentar su comedia.  

 

También es de estreno reciente Bon rétablissement!, que el francés Jean Becker ha rodado a sus 82 años.   

 

Y hay más: Woody Allen, 79 años. Yôji Yamada, 83, Claude Lelouch, 73, Roy Andersson, 72. Todos han estrenado o estrenan película este año.  

 

En España, Adolfo Arrieta (72 años) empieza a rodar su visión del cuento de la bella durmiente en pocas semanas y Carlos Saura (83) presenta en Venecia en setiembre Zonda, folclore argentino, mientras continúa en la brega por rodar su película sobre la creación del Guernica de Picasso. 

 

Billy Wilder siguió yendo a su despacho diariamente desde el estreno de su último trabajo, Compadres (1981), hasta su muerte en 2002. Richard Lester, a sus 83 años, viaja por todo el mundo recibiendo homenajes. El maestro japonés Akira Kurosawa, nacido en 2010, logró financiación para sus últimos trabajos en el año 1992 de sus seguidores estadounidenses (falleció en 1998)Antonioni logró rodar Más allá de las nubes a los 83 años y se permitió aún hacer un episodio del film colectivo Eros con 92 años. 

 

Lo que está claro es que para estos realizadores la tercera edad no es un impedimento, siguen conservando la fuerza creadora y las ganas de contar historias. Los años, la vejez, las vivencias, dan dimensiones distintas a sus obras. Parece que no piensan en retirarse a una residencia geriátrica, aunque probablemente, si así lo hicieran, podrían filmar historias apasionantes de vidas que allí se encontrarían.  

 

A continuación sólo una muestra de perfiles de personajes mayores del mundo del cine: