03/01/2008

INGLATERRA: PEDIR LA OPINIÓN A PERSONAS CON DEMENCIA

LA OPINIÓN DE LOS DEMENTES

 

¿Hay que pedir la opinión a una persona que sufre una demencia senil? La pregunta parece una contradicción ya que si tienen demencia no pueden formar una opinión. Pero ¿es siempre así? No en fases incipientes de la demencia.

En Inglaterra, según leemos en Discapnet

La Sociedad del Alzheimer del Reino Unido ha animado a mayores con demencia y a sus cuidadores a que expresen su opinión sobre la utilización de dispositivos electrónicos que permitan localizar a estos enfermos en el caso de que se pierdan, según informa el diario "The Guardian".

El Departamento de Sanidad Británico ha acogido con satisfacción la iniciativa de la Sociedad de Alzheimer británica, cuyo objetivo es dotar de dispositivos que permitan localizar vía satélite a personas afectadas por la dolencia neurodegenerativa.

Según datos de esta sociedad, unos 700.000 británicos tienen algún tipo de demencia, y calculan que un 60% de ellos tiene riesgo de salir de casa y no saber regresar, lo que les expone a todo tipo de peligros y es causa de preocupación para sus familiares y cuidadores.

Esta tecnología podría contribuir a evitar este problema, sin embargo, mientras algunos ancianos consideran que les daría mayor libertad de movimientos, otros creen que constituye una intrusión en su privacidad.

"Es difícil llegar a un punto de equilibrio en el que se garantice la seguridad de las personas con demencia sin restringir su libertad de movimientos, y en cualquier caso, esta tecnología nunca debe sustituir a la asistencia de calidad para estas personas", ha subrayado Neil Hunt, presidente de la Sociedad del Alzheimer.

Por ello, Hunt ha animado a los afectados y sus cuidadores a expresar su opinión sobre este sistema, y a proponer la manera de utilizarlo que más contribuya a mejorar su calidad de vida.

Los expertos de la Sociedad del Alzheimer creen que los potenciales beneficiarios del dispositivo de localización deberían pronunciarse sobre si desean utilizarlo cuando aún se encuentran en posesión de sus facultades, antes de llegar a estadios avanzados de su enfermedad.

También subrayan que el uso del dispositivo no debe suponer una reducción del personal dedicado a la supervisión de los mayores, por parte de las residencias y centros que se dedican a su cuidado.

El Alzheimer es una de las cuatro áreas que se beneficiarán de una financiación extraordinaria de 136 millones de euros anuales del Departamento de Sanidad del Reino Unido, que se destinarán a la investigación y la mejora de la asistencia.