24/06/2020  (‎4 opiniones)

Interesante guía emocional para las visitas a las residencias elaborada por DomusVi

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

Tras el largo paréntesis de la cuarentena por la pandemia de covid-19, las familias y las personas que viven en residencias para mayores desean el reencuentro. Pero gestionar las emociones no siempre es fácil. Para ayudar en las visitas a manejar los sentimientos DomusVi ha elaborado una interesante guía.

Esta guía ha sido redactada por los equipos EAPS de la Fundación DomusVi y en ella se indican algunas pautas que pueden ser de utilidad a los familiares para identificar sentimientos, actitudes e ideas previas relacionadas con el reencuentro con los seres queridos que residen en los centros DomusVi.

guia emocional para las visitas de DomusVi

 

El objetivo es facili tar una planificación, teniendo en cuenta los aspectos psicoemocionales asociados a las primeras visitas después de la crisis y el confinamiento. 

 Uno de los sentimientos que como familiar se pueden sentir es la incertidumbre asociada a cómo se va a encontrar al familiar y cómo será el reencuentro. Es posible que, después de todo este tiempo, esté cambiado en algunos aspectos: físicamente, en su imagen, a nivel cognitivo, etc. Para prevenir el impacto que pueden generar estos cambios, será de gran ayuda evitar la improvisación y planificar adecuadamente la visita.


Cosas que se pueden hacer:

Informarse. Sería recomendable, antes de la visita programada, pedir información relevante al personal sanitario responsable en relación al estado general del familiar. Tener información puede ser útil para anticipar una imagen mental de él.

Preparar la visita. Se puede imaginar cómo va a desarrollarse el encuentro, situarse mentalmente en un posible escenario, anticipar el contexto y lugar, pensar en cómo va a reaccionar, planificar qué va a explicar, etc.

Tener en cuenta «cómo comunicar» y por tanto mantener un tono adecuado, el contacto visual, una posición cómoda y observar nuestro lenguaje corporal. En algunos momentos puede que haya silencio, que también se puede disfrutar: aprovechar para mirarse, hacer alguna foto, poner música, etc.

Será necesario mantener la distancia de seguridad de 2 metros y por tanto, en la medida de lo posible, se debe contener el deseo de abrazarse y acariciar al familiar. Es importante saber que, a pesar de que no pueda tener contacto o tocar, se puede verbalizar de manera afectiva los sentimientos y explicar que de momento no es posible el acercamiento.  

Puede descubrir más haciendo click aquí