26/09/2015

Investigan en robótica aplicada a residencias de personas mayores

La empresa británica Bristol Robotics Laboratory (BRL) trabaja de forma interdisciplinar con ingenieros electrónicos y mecánicos, informáticos, matemáticos, biólogos, aerodinámica, psicólogos, cirujanos, diseñadores y científicos de materiales.  
Una residencia inteligente para el futuro 
Esta empresa, pionera en productos de robótica para servicios a las personas, ha ideado unos apartamentos de una  sola planta con cámaras, pequeños robots y sensores de Wi-Fi, especialmente diseñados para controlar las rutinas de las personas de edad avanzada y ayudarlas en labores domésticas. La idea es contar con un sistema de conexiones y robots que ayuden a las personas a que vivan el mayor tiempo posible de manera independiente y autónoma, por ejemplo avisando si se olvidan de hacer una comida o de que es la hora de tomar la medicación. 

 La casa, que de momento es una experiencia piloto, incorpora también un sistema de control remoto que permite a los enfermeros, trabajadores sociales o médicos contactar a los pacientes sin tener que desplazarse, por ejemplo, si una persona se levanta siempre a la misma hora y un día no lo hace, se activa una alerta y el cuidador puede encender un monitor con cámara y comprobar si hay algún problema o dar instrucciones si es necesario. 
  
Por otra parte, se incluyen pequeños robots que pueden hacer algunas labores de limpieza y retirar objetos que estorben los movimientos de las personas con movilidad reducida.  
 
Algunas personas mayores están, de forma voluntaria, evaluando la casa con la empresa para ayudar a los científicos y técnicos. 
 
Esta idea va más allá de otras experiencias, que llevan tiempo desarrollándose  como robots que funcionan como teleasistencia pero con cámara en vez de teléfono o realizan controles de salud o de movimiento.  En esta ocasión de trata del diseño integral de una vivienda y sus aplicaciones pueden integrarse en diversas modalidades residenciales, desde pisos tutelados a residencias para la tercera edad o viviendas con servicios compartidos de forma conjunta. 
 
Por otra parte, en países como Japón, se están desarrollando robots que suplan en las residencias geriátricas tareas que realizan los cuidadores, como llevar a una persona al baño, monitorizar a quien lo precise o controlar que se toman las medicinas. 
 
Todavía vemos lejos este tipo de soluciones, pero lo cierto es que la tecnología avanza muy deprisa y hay muchas empresas trabajando en sistemas que mejoran movilidad, autonomía de la persona mayor y facilitan la labor las personas que la tienen a su cargo. Está claro que nunca los robots y cámaras sustituirán a un familiar, una enfermera o un cuidador, pero pueden ser poderosos aliados, por ejemplo en pisos tutelados, residencias de la tercera edad, viviendas con servicios compartidos… para que hagan ciertas tareas de mantenimiento y control para que la seguridad se incremente.  
 
Más información