22/11/2003

JUZGADA DIRECTORA DE RESIDENCIA

DOS CARAS DE UNA NOTICIA

 

Normalmente las noticias que aparecen en los medios referidas a residencias geriátricas se enfocan desde una posición muy negativa. Veamos un ejemplo viendo una noticia aparecida en el País de la que se hace eco la página web del Imserso.

La dueña de una residencia, acusada de alimentar mal a una anciana

El País, 19 de Noviembre de 2003

El fiscal y la acusación particular solicitaron ayer dos años y medio de cárcel para la administradora de una residencia de la tercera edad de Valencia, a quien acusan de un homicidio imprudente por la muerte de una anciana de 92 años, que falleció en abril de 1999 tras estar ocho días sin comer ni beber, según la acusación. Sin embargo, en el juicio que se celebra en la Audiencia de Valencia, la acusada aseguró que la anciana, que padecía demencia senil, neumonía, fibrilación auricular e insuficiencia renal crónica, entre otras dolencias, seguía una dieta 'blanda' esa semana debido a los problemas de salud que padecía y señaló que la sobrina que interpuso la denuncia no visitaba desde 1996. El 16 de abril 1999, ante un agravamiento de su salud se ingresó a la mujer con un cuadro de deshidratación y una nula ingesta de alimentos en ocho días. Su estado no mejoró y falleció el 26 de abril. No obstante estos hechos, un médico que compareció en la sala y que trató a la paciente en el hospital Doctor Moliner aseguró que probablemente el motivo de la muerte 'no fue la deshidratación' sino el 'complejo de enfermedades que tenía'. Preguntado por si de haberse alimentado mejor se le habría prolongado la vida, afirmó que podría haber muerto 'igual'. La acusada dijo que a la anciana no la visitaba nadie, sólo iba una hermana cada tres o cuatro meses.

Lo que en principio nos hace ver a la directora como una verdadera asesina, a medida que vas leyendo la noticia queda mitigado. Al final parece que una sobrina que ni siquiera va a ver a la residente es la que interpone la denuncia.

Sólo un par de reflexiones: ¿Alguien cree de verdad que el director de una residencia dejaría morir de hambre y de sed a un cliente? y aún peor: si fuera cierto que alguien ha dejado morir de hambre y sed a otra persona ¿la pena sería sólo de dos años y medio de cárcel?

Algo no funciona.