21/08/2012

LA ATENCIÓN SANITARIA A MAYORES EN EL CENTRO DE LA CAMPAÑA EN U.S.A.

En Estados Unidos, a través de un programa federal conocido como Medicare, todas las personas de más de 65 años tienen cobertura sanitaria.  Según la web en español del Departamento de Salud de los Estados Unidos El Medicare tiene cuatro partes: seguro de hospital, conocido como Parte A; seguro médico, conocido como Parte B, el cual ofrece pagos para médicos y servicios relacionados; y cobertura para medicamentos por prescripción, conocido como Parte D. La Parte C de Medicare, le ofrece la alternativa de recibir los beneficios de Medicare A, B y D a través de un plan de salud privado. Además existen unas pólizas privadas que se denominan Medigap (algo así como "Medihueco”)  y que cubren aquellos gastos no cubiertos por Medicare.

Portada Time Obama
La parte A esta cubierta y pagada públicamente, la parte B requiere de un pago mensual que, dependiendo de la capacidad económica, ronda los 80€/mes. La cobertura para medicamentos prescritos sólo se aplica a personas con un nivel de renta bajo.


Aunque esta es una explicación muy esquemática y lo mejor es leer lo que dice la web del gobierno estadounidense,  puede servir para hacerse a la idea de algo que tiene visos de convertirse en eje central de la campaña electoral de las elecciones presidenciales de Noviembre.


A medida que los "babyboomers”, aquéllos que nacieron  en los años posteriores a la segunda guerra mundial, se empiezan a beneficiar de Medicare, el coste del programa y su perspectiva futura se convierte en insostenible.
Aunque las diferencias entre el sistema estadounidense y el español son abismales, vale la pena seguir el debate que se está generando.  De momento, los demócratas acusan a los republicanos de hacer propuestas que tienden a la privatización de Medicare, algo que beneficiaría a los muy ricos y perjudicaría a la clase media.  Por el contrario, los republicanos acusan a los demócratas de haber disminuido el presupuesto de Medicare en 700.000 millones de dólares para potenciar la apuesta de Obama  por un nuevo seguro médico universal, el conocido como "Obamacare”.


Parece que, de momento la batalla se orienta más a la descualificación del contrario que a la puesta sobre la mesa de propuestas.  La elección de Paul Ryan como candidato republicano a la vicepresidencia pude cambiar algo las cosas.  Durante años ha sido un defensor del "encogimiento” del estado y de la apuesta por el individualismo.


A ver cómo siguen las cosas.