28/01/2010

LA COMUNIDAD DE MADRID POTENCIA LA PRESTACIÓN VINCULADA

Según hemos leído en la web de la Comunidad de Madrid, 

La Comunidad va a poner en marcha un sistema con el que otorgará a los madrileños en situación de dependencia la capacidad de elegir el centro o servicio en el que desean ser atendidos. El Consejo de Gobierno ha valorado un informe en el que se barajan las opciones existentes para materializar esta modalidad de prestación económica vinculada al servicio reconocida por la Ley de Dependencia.

La Consejería de Familia y Asuntos Sociales pondrá en marcha este nuevo servicio a través de una tarjeta electrónica personalizada o de un cheque servicio, que servirá para sufragar parte del coste de los servicios reconocidos en el Programa Individual de Atención (PIA). La cuantía podrá alcanzar los 831 euros mensuales, en función del grado y nivel reconocido a la persona en situación de dependencia y de su capacidad económica.

Esta tarjeta electrónica contendrá una banda magnética personalizada con los datos del usuario en la que únicamente se podrán cargar las prestaciones reconocidas por el órgano competente en materia de dependencia de la Consejería. Esta tarjeta se podrá anular en caso de pérdida, modificación del PIA o fallecimiento de su titular y su información se actualizará también de manera automática todos los meses.

Los talonarios también estarán personalizados con los datos del usuario y el importe de la prestación que le corresponda. En este caso, el titular contará con un número predeterminado de talones, que tendrán un periodo de caducidad y contarán con medidas de seguridad que impidan su falsificación.

Entre las ventajas de la prestación destacan la introducción de la libertad de elección del centro asistencial en el que una persona en situación de dependencia desea ser atendida y la posibilidad de cambiar a otro recurso si así lo desea. Este nuevo sistema es complementario a la red pública o concertada de residencias y centros de día de la Comunidad, que ya cuenta con más de 45.000 plazas para la atención de personas en situación de dependencia.

Con este nuevo sistema, la Administración autonómica garantiza que el importe reconocido es usado por el beneficiario en sufragar el coste del servicio contenido en su PIA, al tiempo que simplifica la gestión administrativa. En 2010 el Gobierno regional destinará casi 900 millones a políticas de atención y prevención de la dependencia, un 8% más que el ejercicio anterior, y creará 1.400 nuevas plazas para atender a personas en esta situación.

El anuncio ha suscitado reacciones inmediatas, así, en el Periódico El País de 27 de Enero, por ejemplo se puede leer que La medida va en línea con la doctrina liberal del Gobierno de Esperanza Aguirre y con su Ley de Servicios Sociales, que prevé este tipo de prestaciones económicas directas. Sin embargo, la Ley de Dependencia, aprobada por las Cortes en 2006, contempla ese tipo de ayudas "únicamente cuando no sea posible el acceso a un servicio público o concertado de atención y cuidado" (artículo 17).  Lo cierto es que las prestaciones vinculadas están previstas en la Ley de Dependencia y que aplicarlas cuando las residencias públicas y concertadas estén ocupadas no supone incumplimiento alguno.  Además, lo que realmente es un incumplimiento es otorgar en la mitad de los casos la excepcional prestación para el cuidador no profesional.

Queda abierto el debate que quizás debería centrarse no en la figura de la prestación informal sino en el hecho de que la cuantía máxima sea de 832 Euros al mes cuando en Cataluña alcanza los 1.200.

Si se mantiene la libertad de elección, y la prestación es suficiente, adelante.

A todo eso, leemos en El Mundo que la Comunidad gastará 7,4 millones de euros en remodelas sus residencias públicas.